Eventos Especiales TV:
  • Transmisión de peleas en directo desde los mejores coliseos de gallos del mundo
  • suscríbase pronto aquí
Ingresa al portal
  • Para recibir boletines informativos, ofertas, novedades y demás relacionados a los gallos de pelea
Contacto:
Email: ricardo_cordova@hotmail.com
Celular: (511) 99780-3557


www.gallosperuanos.com
Artículos

ENTREVISTA REALIZADAS POR EL SR CARLOS COGORNO AL SR EDUARDO RIVA
Por: CARLOS COGORNO

 

Carlos Cogorno Ventura
 
Conversación, con:
Eduardo Riva Acosta
Puente Piedra, 02.09.03
 
 
 
I
Con los animales Españoles, logras estandarizar más la cría. En números, sacas 100 pollos y de repente sale un 70% por lo menos, criables; entonces para el criador yo pienso que es mucho más eficiente esto. En cambio entrando a bondades si tú cruzas asiáticos con españoles, de repente de 120 pollos te salen unos 15 fenómenos, diez digamos, fuera de serie como a uno le gusta, con defensa, con rapidez, con espuela, con todo, pero estamos hablando de un 10 o 15%. El Caribeño es un gallo español cruzado. Sobre todo yo tengo una experiencia. En la década del 90 casi he vivido en Guayaquil Ecuador, por motivo de negocios estuve radicado allá y con la guerra esta bendita me vine con una mano adelante y otra atrás; pero hablando de los gallos, estos señores primero importaron cantidades de gallos cubanos, pero para el medio no sirvieron, porque tenían muchas deficiencias; agachaban la cabeza,... bueno; no les sirvió y comenzaron a traer gallos dominicanos... yo no se dónde traerían esos gallos, pero se inundó el Ecuador de gallos Dominicanos puros. Un gallo muy diferente al gallo Dominicano que veo traen a jugar a Surco; un gallo superior, inclusive un gallo grande, estamos hablando de 4:10lbs, 4:08lbs, pero con un estilo definido. No se si los comprarían a un grupo de criadores o iban comprar. Compraban gallos seleccionados, puro gallo bueno. Había un multimillonario Marco Belletín, este señor en 6 meses compró algo de 100 gallos y como 12 gallinas e hizo una granja de gallos Dominicanos, con muy buenos resultados; pero los gallos que yo veía pelear allá eran completamente distintos a los que veo pelear acá. Eran gallos zambullidores la mayoría que se metían abajo, salían y jalaban de la pluma con bastante fuerza; ese tipo de gallo, para mí cruzado con algún tipo de gallo asiático, porque tenían su puntito de asiático. A mí me impresionaron esos animales y dentro de ese grupo de animales, vino un gallo que le decían “El Diablo”, gallo que se retiró con 33 peleas; cuando recién llegué me decían “este gallo tiene 14 y este gallo tiene 18 y este gallo tiene 21 peleas”, se me hacía difícil de creer, porque aquí un gallo bueno que tenía 3 mudas, tal vez avanzaba 10 peleas, pero después como he tenido la oportunidad de vivir allá, sí se logra eso, porque a un gallo su muda le dura 30 meses pues no muda por el clima de calor y la temperatura es estándar, no existe una época definida de muda; los gallos duran mucho con sus mismas plumas, entonces en un período bueno pueden hacer si es bueno, 15 o 16 peleas. Acá el tiempo de campaña es cortísimo, pues entran en muda en Diciembre, salen en Junio, los preparas para Agosto y que te queda, Agosto, Setiembre, Octubre, Noviembre, prácticamente 5 meses y otra vez el gallo entra a la muda y por bueno que sea el gallo, en esos cinco meses, ponte que lo pelees mensual una vez que es difícil, máximo obtienes 5 peleas, entonces en tres años 15 peleas a un gallo extraordinario. Ellos no, pues a ellos la pluma a un gallo le dura 2 años de repente y en dos años sí le sacas bastantes peleas. La diferencia entre un gallo Dominicano y un Colombiano, está en el estilo de pelea; el gallo Colombiano se caracteriza como todo gallo Español es bien “tinoso”, bien acertado, bien seguro con las espuelas, pero la mayoría son muy frentones; son veloces con espuela, como los gallos que vez jugar en la mayoría en Surco que son veloces pero sin defensa. Por eso es que hay veces decimos, “cuanto han mejorado los gallos”, pero es que no tienen defensa; a ver pon un gallo de esos contra un gallo defendido a ver si lo pollonea fácilmente, lo anula. Para cría, prefiero un buen gallo Caribeño que un gallo Español. Ví un fenómeno llamado “El Diablo” ese gallo que salió, era un gallo Dominicano; ese gallo est lo retiraron de la cancha porque era un 4:01lbs, todo el mundo lo conocía y no había forma de ganarle y con el que yo andaba en el Ecuador, eran muy amigos en la vida social, pero en cuanto a gallos eran adversarios a muerte y un buen día me dice “Eduardo, tienes que traer de Lima un buen gallo que sea entrador, que sea vivo de pelear, que sea fuerte y que meta las espuelas y me conseguí un gallo que era del Sur, no me lo vendieron, sino era un gallo de Villa María, pero el gallo era de la punta de Bom Bom, era un gallo espigado buenísimo y no me lo quisieron vender, me lo prestaron para jugarlo en el Ecuador. Para resumirte el asunto, hicimos la pelea, 4:02 lbs pesó el de acá, 4:01 lbs el de allá, y en 22 segundos lo desapareció. Era un gallo fuera de lo normal; yo nunca he visto. Le sacamos camada, yo tengo acá crías, pero nunca salió uno igual, con esos atributos. Nunca se sabía cómo ganaba, porque entraba y te arrollaba y le ponían unas espuelas del tamaño de un lapicero de grandes y curvas, de unos 10ctms, de ese porte. Te arrollaba y entraba como loco, por eso le decían “El Diablo” y no era un gallo que revolaba rápido; atropellador, más rápido que un navajero y metía las espuelas. Muchas veces veías un enredo de gallos y cuando los separaban, el otro estaba degollado, hecho una desgracia, con el ala rota, nunca le duraron un minuto a ese gallo, todas las veces que ha peleado. Actualmente mi cruce, es el del gallo peleador, defendido, pero ese es el tipo de gallo que me gusta, lamentablemente hay que caminar con la cuestión económica y como te decía al principio, de 100 gallos que he sacado de ese tipo, salen excelentes 10% o 15% que para un 10 o 15% no sirve hacer cría ahorita. Yo ya he dejado el gallo chileno en mi cría. El chileno no es homogéneo; salen gallos inclusive de distintos sistemas de pelea y modalidad, entonces no puedes homogeneizar tu crianza y sobre todo llegar a ese punto que casi todos los gallos te sirvan para pelear, porque como digo, no se saca nada; tener de 100, 15 buenos y normalmente los otros regulares tienes que jugarlos porque no vas a matarlos y ahí viene el fracaso.
 
 
 
 
II
Ahora tengo unos gallos simples unos españolitos, pero bien seguros a la espuela y me dan buen resultado. Acabo de regresar de jugar gallos de Guayaquil, nos hemos ido con Luis Antonio, con Danilo, con Rodríguez. Guayaquil tiene un nivel de gallos muy buenos. Nos fue bien; a Luis Antonio ganó uno y entabló dos, el que habla, ganó tres y perdió uno, Danilo ganó en uno que llevó y Rodríguez ganó uno y entabló uno. Yo estoy dispuesto a cambiar las armas por espuelas de plástico, cualquier arma, eso es libre de cada uno, pero que sea de plástico, porque la espina es dañina. Las puntas en el plástico, no se rompen ni se quedan dentro del organismo del animal. Un gallo puede perder aveces, puede entablar y ese gallo te va a servir igualito para un futuro. En cambio las espinas las hacemos tan delgaditas, porque todos las hacemos así, que cuando se rompe la punta, no es que se ha caído al suelo, sino, que se ha quedado en el gallo. Pienso que sería mucho mejor usar espuelas de plástico incluso por el aspecto económico. Te vas al Jirón Paruro y te compras esas planchas de aislante que le ponen a los artefactos, la otra vez compramos un pedazo que nos costó 21 soles y nos salieron 90 pares de espuelas y es que estamos hablando de un sol. Las cortamos en troquel, mandamos cortar varitas y ahí las moldeas y te haces una espuela, la pegas a la base de metal y sale a menos de dos soles el par y dura una barbaridad, pues nunca se va a romper; se despunta un poquitito que vas afilando y es difícil que se rompan, al menos que la hagas demasiado delgada. Pero si la haces medianamente gruesa, no se rompe. Soy de la idea de cambiar al plástico por completo. En Ecuador son unos salvajes, pues les ponen unas espuelas lanzas, pues son más jugadores; son groseros en ponerles las espuelas y ahora tienen gallos pequeños; antes ponían espuelas grandes porque tenían gallos grandes, pero no tan agudas y las reforzaban porque allá no cambian armas y al final no se hacían tanto daño; pero ahora como sus gallos son livianos, le ponen unos estiletes que de verlos dan miedo; es como un Gaff que de una patada definen la pelea casi en las entradas te están definiendo las peleas; es como al que le gusta la timba, se dedica a la navaja; es algo parecido. En Lima, no te puedo recomendar ningún fabricante o vendedor de espuelas, porque ellos utilizan las muelas grandes y de acuerdo al tamaño de la muela, yo he visto acá, sacan cuatro pares, cinco pares de un diente, entonces ya no buscan calidad, sino cantidad y venden a S/.50, S/.60 soles por un diente, para ellos son las muelas comerciales. Tienen de 12 centímetros para adelante y de esas muelas sacan tres pares y es puro diente, entonces ya no botan costados, no botan nada y es negocio, pues $45 dólares o $40 cuesta el par. En Lima y también en el Norte es difícil recomendar buenas espuelas pues sólo son comerciantes y las espuelas no duran. No existen espuelas que duren diez o doce pelas y además que las hacemos muy finitas también. La espina cuando es gruesa no se rompe, así sea de regular calidad; las hacemos unos alfileres y son muy delgadas. Casi no adquiero gallinas de afuera; gallos sí. Las gallinas tienen casi 20 años de antigüedad, pero voy renovándolas, metiendo otro tipo de sangre; pero la base, son las mismas. Por ejemplo, tengo los Ignacios, o los Cubanos que traje 18 años atrás; casi todos los gallos que juego de aquí, tienen un porcentaje de esas dos crías y son la base. Las gallinas ingresan muy poco y es mucho más seguro. Tengo unas cuatro líneas de gallinas antiguas. Traigo un gallo nuevo y le pongo una gallina de cada línea y luego espero y al gallo lo guardo; de ahí saco los pollos y veo si el gallo me sirve o no me sirve. Yo he traído bastantes gallos del Ecuador; he traído gallos dominicanos de los que me gustaron y he mezclado y esa es la cría que tengo ahora; me he apartado bastante del gallo chileno por la dispersión, aunque pierdes juego básicamente. Hoy día, hay muy poco gallo de juego. Surco es un coliseo que no refleja lo que es el Perú; ahí se juega un determinado tipo de gallo “el más moderno”, pues inclusive en los conos de Lima, ves todavía gallos que se mueven con defensa, que se agachan, que montan el pescuezo. El Rosedal con otros coliseos, lo diferencia el tipo de gente, en el sentido de que por estos conos tú eres un tipo de gallero que tiene medianamente un nombre y es difícil que te echen cualquier tipo de gallo; si ganas más de una fecha, peor pues te echan un tipo de gallo muy seleccionado; en Surco, no; llevas el gallo de la pasión y te juegan, como era la cancha grande a la que llevas el gallo más mentado y te juegan y ven jugar al gallo dos o tres veces, lo conocen y olvídate ya no lo puedes jugar. Esa es la diferencia más saltante. Si seleccionas diez gallos buenos del cono Norte y vas a jugar a Surco, es probable que el del cono Norte gane; pero si seleccionas 100 gallos, los de Surco van a ganar, por ser más homogéneos y se mantienen las proporciones que mencioné entre los cruces en los que participa el gallo oriental y aquellos en los que participa el gallo español. Si entran, bien; si no se dejan pegar, vas a ganar; pero si agarras 100 al azar 100 gallos de acá contra 100 de Surco, baja la calidad y más van a perder. En el Perú ahora por ejemplo una plaza buena es Iquitos, con tipo de gallo colombiano y bastante gallero de Colombia va a jugar gallos y del Oriente, gente de Pucallpa, Yurimaguas, Tarapoto y parece que la economía de esa gente anda bien, porque apuestan bastante dinero. En el Norte es Chiclayo aunque casi todo el Norte; en el mes de Julio he ido, a Pacasmayo a San Pedro a la tierra del Orejón de la Fuente y también se jugaba bastante dinero.
 
 
 
 
III
En el Perú algunos cuantos tienen bastante plata, porque se ve reflejado en la cancha y viene un tipo y “te juego mil” y peor en Iquitos, que bueno eran colombianos; uno les dice “te juego mil soles”, y “no hermanito, mira que somos bastantes, mil soles no, juguemos dos mil” y es que como ellos decían, “los gallos no son tan buenos, sino que tenemos un galo estrella para jugar esa plata, pero somos 17 personas y con S/.50 soles cada uno, sobran los S/.1,000”. Me ha gustado Iquitos y ya estoy yendo dos años seguidos. Años antes he ido a Camana, pero hace tiempo que no voy, lo que pasa es que tienen otro tipo de gallo al de nosotros. En el año 1999, fuimos a Mollendo con Julio Morey; yo no llevé gallos y fuimos de pasada a Arequipa a ver gallos. Como juegan al peso, los gallos son bien grandes y tendrías que tener otro tipo de gallos para jugar al peso contra ellos. En Arequipa te juegan al peso pero en realidad no es una plaza que me guste y no es por menospreciar al rival, pero no es para tomar las cosas simplemente por afición, porque si vas a un sitio, suma el avión, estadía, y todo demanda una fuerte cantidad de dinero que tiene que sacarla el gallo y si no te juegan dinero y no juegan la plata que tú quieres, no resulta. Por lo menos tienes que jugar unos S/.1,000 soles para que te pague el viaje y en esos eventos el premio del pollón pasa a segundo plano, pues el dinero lo debe ganar el gallo a través de la apuesta. El pollón no me llama la atención; yo estaría mejor con el sistema antiguo en el que el asentista ponía S/.500 soles y punto y tú llevabas 20 gallos y no te inscribías en cada pelea. Yo he sacado en mis apuntes un récord de las peleas de los pollones al año y juego gallos aveces Martes, aveces Miércoles y Viernes Sábado y Domingo obligado; entonces ponle un promedio de tres gallos por fecha que en cuatro, son doce gallos con S/.120 soles semanales solamente para pactada de gallos; al mes, estás bordeando los S/.500 soles y tu al año no lo sacas ni en broma, porque si ganas un pollón, sobre todo en las fiestas grandes, ganas S/.160 soles, S/.140 soles, entonces es un engaña muchachos que fomentan los asentistas porque jala público y lamentablemente yo pienso que hay galleros de pico, a los que les cuesta mucho razonar al respecto y nos afecta directamente, porque si haces un análisis y apuntas la cantidad de dinero que se gasta solamente en las pactadas, al año pierdes un montón de dinero en un premio que lo ponen los mismos aficionados y al asentista lo ayudas una barbaridad. Aveces juegas 20 peleas, ganas 16 y no has obtenido ningún pollón. Yo creo que como negocio, mas no como juego, sí se puede vivir de los gallos. Por ejemplo, en el Perú, nadie se ha preocupado de formar un criadero, porque la gente que ha tenido gallos en una escala mayor, posee cierto poder económico, que lo toma como afición y no se han preocupado de verlo como una empresa pues si lo manejas como una empresa y dedicarle las 24 horas del día, si es un buen negocio; yo estoy seguro que sí y lo he visto en Colombia, en que los precios de los gallos son similares a los nuestros aunque son animales más estandarizados con un 70% u 80% de aves regulares para arriba, esos venden y les queda el 10% que eliminan, los comen o los matan; pero en nuestro medio hay bastante gente que compra gallos y que compra cantidad de gallos y es que nadie lo ha visto como un negocio y publicitarse; ahora es más fácil para poder publicitarse; inclusive yo me compré este terreno pensando en eso, en que alguna vez cuando me retire completamente de otras actividades, pondré un criadero bonito, pero todavía no se da y no pierdo las esperanzas ni el entusiasmo. El negocio está en la venta de animales y ello obliga a jugar también. Aquellos que viven de los gallos son por los servicios. Casi todos los coliseos viven de eso. Carlos Burgos vive de eso, Luis Antonio, igual, Cielo Rojo, vive de eso, Chirinos, vive de eso, La Pascana vive de eso, todos viven de eso. El Coliseo si lo ubicas bien, es un buen negocio aunque es una inversión, pues para hacer un buen coliseo necesitas un buen capital, una buena ubicación y puede ser un buen complemento, pues no tiene nada que hacer el que vendas gallos con el poder ofrecer un buen coliseo. Don Arístides González Vigil, tenía su coliseo y siguen vendiendo gallos y ahí en la campiña tiene su coliseo inmenso que cría como 1,000 gallos navajeros. Es un negocio compatible. La navaja es otro nivel y hay más dinero, es otra mentalidad. Por experiencia, para llevar un gallo a jugar al coliseo, los pollos no los topo hasta que tengan 9 meses; a los 9 meses los descrestamos y les hacemos una breve preparación, al columpio, los ponemos a la traba, al paseadero, su descanso y a probarlo y te debe dar resultados y por lo menos debe ser regular; si bajo todos esos términos es malo, se deberá eliminar. Los descresto antes del primer tope y ahí te dice sus probabilidades; el que topa bien el primer tope, pasó el examen; el que topa regular habrá que darle otra oportunidad; el que topa malo, no va a mejorar. Yo juego los gallos maduros de 16 meses como mínimo. Los criterios para llevar un gallo al coliseo a competir, muchas veces son engañosos y están supeditados al rival. Muchas veces te emocionas con un gallo porque se amoldó al tipo de juego de un rival y jugó como un campeón; después le toca otro tipo de animal y juega diferente. Me he preguntado mil veces cómo hago incluso para seleccionar los gallos, salvo que sean demasiado débiles o sonsos para jugar, como hay gallos que son regulares y tengo por costumbre seleccionarlos y en reunión de amigos aquí, los probamos con espuelas, pues aveces son bajos topando, pero con espuelas se transforman y resultan ser bien buenos y muestran un acierto que no muestran los defectos.
 
 
 
 
IV
 El gallo no tiene edad límite para pelear, aunque la vida activa de un gallo es cuatro años, pero he tenido gallos que han peleado hasta los cinco años, pero eso está supeditado al biotipo del gallo. Me he quedado impresionado con los gallos que está sacando Palma Seca de Colombia de Dr. Arrollo, con un biotipo de gallo que trae, no sube de peso, medianamente terciado tirando para alto, físicamente bien hecho y muy poco peso que lo tocas y no pesa; un 3:12lbs de esos gallos es mucho más fuerte y más grande que cualquier 3:12 de los de nosotros y peleando son buenos; saben pelear, son ligeros. Danilo ha comprado gallos al Dr. Arrollo de Palma Seca y me han impresionado; son muy buenos animales y han mudado acá y no suben y mantienen el mismo peso con nuestro alimento, pues gallos de otras latitudes acá, hace que suban en el invierno; estos animalitos se mantienen. La suerte influye bastante. Influye más que la suerte, los días en los que se pelean los gallos; creo que a todos nos ha sucedido, pues aveces vas con galos de primer nivel y le quiebran la pata, le botan un ojo, lo tuercen y no ganas; uno y otros días vas y con gallo que crees que van a hacer una pelea mediana y pelean como campeones. Yo pienso que es un factor imponderable y creo en la suerte y creo que tus impresiones las transmites al animal, soy un convencido, que se transmite sobre todo la energía negativa y estos animalitos la absorben. Pienso que no cualquiera debe coger un gallo y deben hacerlo las personas indicadas. Es una cuestión de magnetismo. Aveces tengo sensaciones y quiero ir al baño antes de la pelea y estoy fastidiado y comienza la duda, pues tengo una costumbre de seleccionar las espuelas con las cuales jugará el gallo desde aquí el criadero, tal espuela para este gallo, tal otras para el otro y de acá. Cada gallo sale con sus espuelas seleccionadas y antes de la pelea, me invade la duda, que el otro creo que es más chico, voy a ponerle más rectas y así la casi siempre la mayoría de las veces pierdo. La coteja no me preocupa mucho y soy de los aficionados que piensan debemos jugar al peso, para evitar los acomodos, porque hay gente que siempre es ventajista y por eso gana y para evitar todo eso, debe pactarse al peso. Aunque debe haber la posibilidad de elegir con quien se juega, `para evitar hacerlo contra mi hermano o contra un amigo con el que nos prestamos animales. Nuestro grupo somos como 8 que nos intercambiamos gallos y tenemos casi lo mismo. Aquí a los gallos les damos un poco de balanceado comercial “De pico y navaja” y maíz natural, vitaminas que nos traen de Miami líquida, le damos con jeringa y les estamos dando hace 1 ½ años y es un factor importante sobre todo en cuanto a las vitaminas. Son aves de granja y tu les das la cantidad de granos que son básicamente calorías y les das un complemento a esas calorías, como la “Casta brava” y el adicional está en la vitaminas que son un conjunto de aminoácidos, minerales, ciertas vitaminas que los tiene y es lo que adolece la mayoría en el Perú y creen que poniendo Catosal para que pelee, ya está listo, pero no cumple la función para la preparación de un gallo. Lo malo en nuestro caso es que hemos evolucionado en el tipo de gallo moderno, pero no tenemos gente moderna preparada para que atienda a estos gallos modernos. Coges a esta gente dentro de los galpones más seleccionados, escoges a todos los cuidadores y haces un pequeño sondeo y sin ser veterinarios, deben saber que funciones debe tener una vitamina o que funciones debe tener un gallo que estás preparando. Debes tener elementos técnicos de juicio para saber lo que están haciendo y poder regularlo; adolecen completamente de conocimiento y en ese campo nos llevarán ventaja de afuera toda la vida, por más que inviertas en genética e instalaciones. El gallo para mí es 50% de cuidado y el otro 50% es todo el resto, las armas, coteja, suerte, todo. No he notado que haya variaciones en el rendimiento de acuerdo a la hora en la que juega el gallo. La temperatura sí afecta el rendimiento y a mayor temperatura, el gallo desarrolla, pero dentro de Lima en un día con calorcito o frío, no he notado la diferencia en el rendimiento. En Surco, no se porqué han tomado la costumbre de empezar las peleas tan tarde, por más que digan que se ha dado algo de comer al los gallos “apuntalar”, un gallo aveces está jugando el Sábado a las 3 de la mañana y está fuera de su hora y fuera de todo. Cuando voy a Surco, muy pocas veces juego pasadas las 11 de la noche y casi siempre le digo a mi contrincante, “yo juego hasta las 11pm y a las 11pm me voy a mi casa”; no puedes tener un animalito desde el día anterior, todo ese día en blanco, por más que le des alguito, no tomó su agua eficientemente, no comió a la hora indicada y es una deficiencia del manejo dentro del coliseo. Dicen que no es bueno comparar lo antiguo con lo actual, pero sí recuerdo algunos gallos que hayan quedado en mi memoria. Todos los galleros antiguos, siempre hemos tenido un gallo campeón. Por ejemplo en le década del 70, yo tenía un gallo tuerto, famoso, conocido a nivel nacional, cuando iba a fiestas de verdad, ha ido a Tumbes, ha ido a Pucallpa, ha ido a Iquitos, ha ido a Huánuco, ha ido a Chiclayo, ha ido a Trujillo y me acuerdo que su rival exacto entre comillas, porque pesaba 5:05lbs el gallo, era un gallo famoso que había en Salaverry que le decían “El Chuchumeco” que era un gallo gallino negro de unos señores de Salaverry, lindo el animal y era negro retinto, brilloso y lo sacaban con el pico rojo y con las uñas pintadas, por ello le decían “El Chuchumeco” y era exactamente del tamaño y el peso del gallo Carmelo mío y por esas cosas de rivalidad que había, llevaba mi gallo a bastantes fiestas para echarle el gallo Carmelo tuerto, pero nunca quisieron; mi gallo era fenómeno e hizo veintiún peleas y dieciséis pollones. En la segunda pelea lo dejaron tuerto y ya se jugaba con espina. Era demasiado veloz en la entrada y en esa época los gallos eran a control remoto, cruzados y lentones. Este gallo era hijo de una gallina malaya de Taro, que venía de un señor Aguena; yo conocía la gallina que pesaba más de 6lbs una gallina grandota y el papá era un gallito blanquito que pesaba menos de 4:00lbs que lo había traído Lucho Berríos un gallito chileno un gallito blanquito que lo había dejado regalado en Camana. En Camana sacaron cría, de ahí vino a Lima y le sacó camada Teodoro Dueñas y yo le compré el gallo a él; era un gallo demasiado veloz. Sí conocí al gallo “El Pitrimitri” de Urbina, un gallo de 7lbs, que tenía similares características y como cambió el arma a la espina, era cosa de velocidad y acierto. Y como decía el loco Jamis, “no interesa que no meta mucho cacho, sino, que tire rápido” esa era la época del 70, que había el “Pirtimitri”.
 
 
 
 
V
Después un gallo “El Chica piernas” de Olivares del Norte, después había el “Chuchumeco” que era de Salaverry y aquí en Lima habían bastantes gallos que tenían renombre y su fama más se debía a que en Lima, solamente había una concentración que era el 28 de Julio y no había otra; entonces, yo era todavía muy joven y mi Papá en el año que transcurría, decía “este gallo tiene 3 o 4 peleas y ya no lo jugamos más”, sino que guardábamos los mejores gallos del año anterior, para el 28 de Julio que venían de todos lados del País y en Chimbote también era tradicional para la época de San Pedro y San Pablo, después venía la fiesta de Chiclayo el 30 de Agosto en la que estaba todo el mundo, el 8 de Diciembre era en Tumbes, en Setiembre era la Primavera en Trujillo y a la semana siguiente era en Iquitos, en Camana sigue siendo el 9 de Noviembre, pero eran famosas y tú veías a los galleros más connotados de todas las Provincias y de todo el país y ahí veías jugar a tu gallo que era bueno, en Trujillo lo veían jugar y en tres concentraciones ya era famoso el gallo. Aquí hay todas las semanas; hay 50 semanas en todos sitios; hoy se ha comercializado, pues antes era más afición. Inclusive no habían peleas pomposas de dinero; se jugaba S/.5,000 soles, S/.4,000, y ahí andaba; pero no habían peleas de $5,000US. El espectáculo ha cambiado. Actualmente estamos yendo principalmente hacia el juego y se irá perdiendo el aficionado encastador y criador. Quince años atrás, contando con los dedos, habían unos 10 criaderos de renombre, 10 personas que criaban buenos gallos y el resto estaba muy atrás de esas diez personas; ahora todo el mundo tiene igual, porque adquiere los animales, porque el que juega más es lo que compra animales que lo que los cría. Conozco casos que me dicen: “yo estuve el año pasado y años anteriores mucho mejor comprando gallos que criando; tenía mis 40 o 50 gallos comprados, me gustaba ese gallo ¿cuanto vale? Lo compraba y me lo llevaba a mi casa; ahora tengo que criar 200 animales y no tengo los 50 que tenía antes. Ese mercado comercial de gallos siempre ha existido. El celo entre galleros para ceder animales, se da a nivel local, entre nosotros, pero si una persona de afuera te lo quiere comprar, lo vendes. Las gallinas tú mismo tiene que seleccionarlas. Hoy es mucho más fácil criar. Hay galleros que entran con fuerza a la afición y también salen rápido, porque es muy fácil ir a Surco y ves alguien que tiene un buen gallo que es bueno y lo compras y viene por ahí alguien que trae gallinas y le compras y si tienes suerte y pega, pues hoy hay más probabilidad lograr lotes homogéneos y de buen nivel. Es más fácil y con el tiempo va a ser más fácil, pues ello cada vez la crianza es más simple. Las condiciones son más fáciles para poder lograr un animal de calidad e inclusive para importar animales es más fácil que antes, que era dificilísimo y eran muy pocos los que podía n acceder a un animal importado de buena calidad. Te metes a Internet y encuentras todos los criaderos del mundo. Un preparador, como te decía antes, debe tener elementos de juicio, para que por lo menos sepa que es lo que está haciendo y porqué. Debe saber qué enfermedad debe tener un gallo, porqué está triste, debe darse cuenta; mucho no se dan cuenta y el gallo puede estar con una diarrea de la patada y lo ven morir en su delante y uno le dice: “pero ayer he venido y ese gallo no lo he visto mal, fíjate cómo está” y no se fijaron en nada; están como con anteojeras y no se dan cuenta porque no saben.
 
 
 
 
VI
Yo pienso que aquí en el Perú, debería de haber y está formando la famosa asociación que siempre se ha tratado de hacerla y ver de alguna forma lograr capacitación y que cueste y que vaya una persona que le interese pues si va a ser gratis no le van a tomar interés y deberían haber centros de capacitación como en Colombia. Acá no hay cómo capacitarse y es más viable que salgan a aprender, aunque es relativo pues la cuestión debe ser más profesional y darle un curso de una semana. Tiene que partir de eso, con lo básico con un veterinario, un tipo que los capacite unos 15 días en enfermedades de los animales y ahora hay medios de información, cassettes, revistas y estructurar un esquema para criar gallos. Otro gallo anecdótico, fue “El Viruelas” y el gallo peleaba con espuelitas chiquitas. Ese gallo lo llegué a pelear 16 veces. Usaba espuelas chiquitas de 3 centímetros con casquillo incluido. La primera vez lo chusqueamos acá en el ruedo y le pusimos espuelas normales y el gallo no metió y a la semana lo llevamos a un coliseo aquí cerquita hay un coliseo chiquito “Chimú” y nos fuimos llevando bastantes gallos de acá y me olvido las espuelas y apurado mandé al muchacho al corral para que vaya a traer las espuelas y el rival nos apuraba que esto que el otro que por acá, que por allá, le pusimos unas espuelas chiquititas y le digo a mi Papá: “este la vez pasada no metió nada, vamos a ponerle estas a ver que hace”; lo calzamos y era un criminal con esas chiquititas y de ahí ese gallito peleó toda su vida con espuelas chiquitas y me decían, ¿porqué eres tan aventado? Era el año 1982. El era un hijo de un gallo Panameño que tenía cruce de Asil con una gallina de las que tenemos nosotros y salió un gallo pequeño de 3:14lbs, no era grande y ahí en Machala Don Miguel Rodríguez que sí lo conoces que viene con Mauro aveces y el viejo es bien duro para jugar los gallos y yo esa vez llevé ese gallo y cuatro gallos que tenía y esa vez andaba con el Papá de Carlos Reyes que es bien acomodado allá y le digo: “compadre, estos gallos son de primer nivel” de dije y vamos a jugarlos. Me dice: “juega lo que te da la gana” y ese gallito “El Viruelas” se lo paro a Don Miguel Rodríguez y por ejemplo un monto grande era 500,000 sucres y para con un gallo Colombiano un gallo bien bonito y mi gallito era un gallo chiquito antiguo y me dice: “¿te gusta la pelea?”, sí Don Miguelito; “¿cuanto quieres jugar?” me dice y le respondo, “un millón de Sucres” y me dice: “masito pues” y le pregunto: ¿cuanto quiere jugar Ud. Don Miguel?; “cinco millones”, que era un dineral y me acerco a mi compadre y le digo: Don Miguel quiere jugar cinco millones, “cántele diez” me dice y jugamos cinco, y “El Viruelas” no lo dejó ni patear pero el anécdota no es esa; sino, que en el Ecuador, siempre se juega con espuelas largas y a la hora de calzar el gallo y viene la pelea y la expectativa era grande, porque nunca en el Ecuador se había jugado un monto tan grande y viene la pelea y me pongo a calzar y saco las espuelitas y mi compadre me dice: “compadre ¿y eso le va a poner?, sí le digo; “no” me dice, “no le ponga eso, mire el otro con lo que va a calzar”; compadre le digo: “este gallo ha peleado toda su vida con esas espuelas". “Compadre" me dice; le insisto: "compadre, si Ud., quiere, le pongo estas espuelas, sino, el gallo no juega" y ”cogió las espuelas queriendo tirarlas al techo; de digo: “no haga eso compadre, me voy a resentir y no voy a jugar el gallo”; me dice: “no las voy a tirar al techo, pero no las ponga”; insisto: “si el gallo pelea, tiene que jugar con esas espuelas”; agarró se calentó y se fue. Verdad lo calzamos y en la primera patada lo degolló al otro, de pulmón. Pero ese gallo ganaba así; era muy buen gallo y tenía muy buena defensa y a los gallos los llevaba por el ruedo, los empujaba. A ese gallo Colombiano le hacía voltear el pescuezo para atrás. Ese gallo me dio muy buenas satisfacciones y lo llevé a todo sitio. No tengo grabada en especial alguna gallina reproductora, aunque últimamente tengo una gallina tuertita de pico chueco que bota gallos fenómenos; creo que es la gallina más pareja que he tenido en toda mi vida. Transmite todo; velocidad, bravura, gran acierto, ¡qué acertados son los hijos de esa gallina! Y viene de los antiguos Cubanos. Es una gallinita que vivió por misericordia, porque le tiraron una paliza de pequeña y quedó tuerta y con el pico torcido y como me la dejaron casi muerta, un día la dejamos en una caja de cartón porque hacía solcito para que se abrigue y me olvidé del animalito, se cayó al suelo. Transmite velocidad y domina como madre en todo. Gallo que le pones te bota gallinos tiradores y acierto. Tiene 6 años. Todo el tiempo la ves con pollitos y cuando quiero hacerla descansar la hago incubar y cada tres meses saca ella misma su camada y ahí descansa. Bajo mi criterio, antiguamente el criador era el que formaba su criadero y es por ello que cuando iba a competir al coliseo, estaba en juego su prestigio, cuestión que hoy día no sucede.   


Diseño Web y Desarrollo Web: Traza