Eventos Especiales TV:
  • Transmisión de peleas en directo desde los mejores coliseos de gallos del mundo
  • suscríbase pronto aquí
Ingresa al portal
  • Para recibir boletines informativos, ofertas, novedades y demás relacionados a los gallos de pelea
Contacto:
Email: ricardo_cordova@hotmail.com
Celular: (511) 99780-3557


www.gallosperuanos.com
Artículos

Las espuelas III
Por: Carlos Cogorno Ventura

Carlos Cogorno Ventura
http://www.gallosperuanos.com/ 

Así, los primeros años de la década de los 70, aparece en venta, la espina de pez sierra utilizada actualmente, aunque con otras dimensiones, grosores y bases de soporte; cuya materia prima es obtenida de los dientes transversales insertados en la trompa del pez sierra. Posee más de una ventaja adicional sobre la espina del pez raya, por ser menos flexible, aunque no es quebradiza; es más durable (resiste mayor número de peleas) posee rigidez, produce mayor daño llegando en algunos casos a romper huesos, con los que toma contacto. Además el material se puede conseguir en mayor cantidad que la espina de raya. Oscar Cañedo, comenta sobre la influencia que ejerce el tipo de arma empleada, en la selección del gallo para el combate, lo siguiente: “...algunos criadores aducen que esta arma (la espina de pez sierra), ha sido causa principal para la desaparición del “”gallo antiguo””, “”pasado de moda”” como suelen llamarlos otros, porque no tienen la capacidad ni calidad suficiente para enfrentarse con éxito a los “”gallos modernos””. “Yo creo que el gallo de ayer con una proporción elevada de oriental, fue criado y seleccionado para ser lidiado con sus espuelas naturales o en su defecto con las naturales habilitadas. En consecuencia, no podríamos enfrentarlo con una espuela larga y ofensiva, al gallo moderno.” “No podríamos calificarlos de innoble o espurio por perder una pelea frente a estos modernos con espuelas exageradamente largas. El gallo actual cruzado y seleccionado para pelearlo con esas armas, fue necesario buscar ancestros que fueran rebatidores, rápidos, violentos, que en los primeros tiros pegara al cuerpo y en la medida que avanzara la pelea hiriera en el cuello y cabeza. Por ello, entre estos y los anteriores, creo que hay un abismo de diferencia.” “Una interrogante que siempre me formulo es: ¿qué sucedería si invertimos los papeles, al gallo de a pico moderno lo enfrentamos al de antaño con espuelas naturales de 2” o 22 milímetros?, creo que el oriental lo enyugaría con su fuerza y poder, lo empujaría hasta hacerle perder el equilibrio cargándolo a su antojo, acabándolo y jugando con él hasta matarlo.”


“¿Pero, podríamos calificarlo de bastardo o de mala calidad por el hecho de perder frente al oriental?.” “Los gallos se crían y seleccionan para pelearlos con una clase de arma determinada y específica; cada uno con su arma respectiva es bueno, salvo rara excepciones: gallos que son excelentes con cualquiera de ellas.” “Como quiera que existe una gran disponibilidad de estas espuelas en el mercado, lo que habría que reglamentar es su uso, referido al tamaño, para que con el correr del tiempo por buscar el gallo rápido y violento para usar estas espuelas largas, se pueda perder la virtud de nuestros ejemplares, que siempre han ostentado: la ley, la casta...” Aunque Enrique Tello considera: “...siempre centradas en un mismo tipo de armas actualmente, es lo que nos está homogeneizando y estabilizando en este momento el animal de a pico; hasta que se juegue al peso...” Ricardo Jamís en los últimos años de los 70, reiteraba convencido que: “...El gallo para ganar con estas espuelas (espinas de pez sierra), debe ser muy tirador y ligero de patas, aunque no tenga acierto...” Pasada la segunda mitad de los años 70, continúa una rápida difusión de las espuelas de espina del pez sierra, que superaban en calidad a las anteriores a pesar que el precio ($5.00dólares/par) fue siempre mayor al resto de espuelas. Las primeras espuelas confeccionadas, medían generalmente, entre 5cm a 8cm; teniendo en cuenta, que el peso de los gallos aquellos años, se había reducido a rangos de 4lbs a 5 ½lbs. Ubicando el peso del gallo “cotejero” cerca de 5lbs. Al inicio, casi la totalidad de las espuelas que vendían, las elaboraban a partir de un solo diente o “muela”; logrando según los entendidos, trabajar la espuela, en el mismo sentido de las fibras largas de la muela; rebajando y puliendo con lima, mas no con esmeril, para evitar recalentarlas; ello ayuda a no perder resistencia, por lo tanto, tendrá mayor duración, sin despuntar ni romper la espuela. Actualmente, por ser espuelas más delgadas, se acostumbra cortar la muela en bruto, longitudinalmente en dos partes y luego transversalmente, si tiene la longitud suficiente; obteniendo, cuatro piezas y por ello cuatro espuelas para venta, sin la calidad antes mencionada. Aunque es un aspecto controvertido entre los fabricantes de espuelas. Algo similar expresa Eduardo Riva: “...En Lima, no te puedo recomendar ningún fabricante o vendedor de espuelas, porque ellos utilizan las muelas grandes y de acuerdo al tamaño de la muela, yo he visto acá, te sacan cuatro pares, cinco pares de un diente, entonces ya no buscan calidad, sino cantidad...” continúa Riva “... para ellos las muelas comerciales, son de 12 centímetros para adelante y de esas muelas sacan tres pares y es puro diente, entonces ya no botan costados y malogran la calidad y las espuelas no duran. No existen espuelas que duren diez o doce pelas; además que las hacemos muy finitas también. La espina cuando es gruesa no se rompe, así sea de regular calidad; las hacemos unos alfileres y son muy delgadas...” Confirma Wilson Mazuelos aficionado de Tacna: “...las espuelas de espina de pez sierra, deben poseer mayor grosor que el convencional, con punta tipo lápiz, para evitar se rompan o despunten fácilmente y resulte más económico, y protege más al gallo de heridas mortales, y así puedan también durar mayor número de peleas...” Otra particularidad a tomar en cuenta para lograr buena calidad de la espuela, es la edad del pez sierra al sacrificio. Pues los entendidos afirman que cuanto más edad tiene el mismo, más rígida y quebradiza será la espuela. Si el pez es más joven, la muela será más fresca y menos quebradiza, aunque de menor tamaño. Se afirma también, que las espinas que tienen en su base una beta o filón de color negro, son de pez sierra hembra y por lo tanto son de mayor calidad. Un detalle importante que suele dar resultados cuando compran espuelas, es observar por algunos segundos cada espuela al trasluz y de día, mejor. Notará en algunas de ellas, que los primeros milímetros desde la punta y otras inclusive hasta la base, la superficie y el fondo es cristalino y no opaco; este tipo de espuelas, son llamadas “caramelo” debiendo ser más durables. Aunque Jorge Aguirre, Advierte: “...actualmente, hay quien simula esta característica (el caramelo), logrando sorprender al cliente”. Eduardo Riva, criador de nivel profesional, está convencido que a pesar de ello, y además del mejor trato que pueda dar a las espuelas, con el uso, llegan a “fatigarse” por la continua fricción y los golpes de las patadas; por tanto al final, todas las espuelas terminan despuntándose y otras rompiendo. Una espuela de inferior calidad, durará de una a tres peleas; mientras aquellas de calidad superior, llegarán hasta diez o quince peleas. Debiendo ser agudizada la punta generalmente después de cada pelea.


Diseño Web y Desarrollo Web: Traza