Eventos Especiales TV:
  • Transmisión de peleas en directo desde los mejores coliseos de gallos del mundo
  • suscríbase pronto aquí
Ingresa al portal
  • Para recibir boletines informativos, ofertas, novedades y demás relacionados a los gallos de pelea
Contacto:
Email: ricardo_cordova@hotmail.com
Celular: (511) 99780-3557


www.gallosperuanos.com
Artículos

entrevista al sr Manuel Taboada D Angelo
Por: CARLOS COGORNO VENTURA

  

 

MANUEL  TABOADA  D’ANGELO

Trujillo, 03 de Mayo del 2005

 

 

Hice el mejor coliseo de Trujillo, usted no lo conoce. Ya, me agradaría que usted lo vea por dentro y por fuera tiene tres mil doscientos metros, ahí gaste ciento treinta mil dólares, porque ese coliseo no es como el de Surco, no es como los coliseos covados, no gastan nada, como el de Chiclayo de don Armando Vaca, punta roja que ya lo votaron, tenía una sola escalera, yo le he puesto dos, es una ciudad dentro del complejo. Tenía liquidez, bueno las primeras oportunidades llegaron y después, mire, aparte de que cobraba diez soles la entrada, algo muy simbólico, pero las recepcionaba el público, acá en Trujillo existe como en diferentes ciudades he visto una idiosincrasia, quieren de que uno se granjee la simpatía tomando con ellos, emborrachándose, aventones, jugándose, yo tengo una personalidad, que respeto y no me gusta juegos ni de manos, ni de boca; me mantengo en el lugar que me corresponde con todo el mundo, señor como está usted, que tal, como se conserva. Ven para tomar una copita, ahorita vengo, me voy. Total que el gallero busca otras cosas, total que mi gallera nos da unos márgenes, no debo nada y vivo feliz por eso. Lo abro para veintiocho de julio y para la primavera, pero las competencias oiga, hacen en otro sitio, ahora están poniendo buenos incentivos. Ahora están poniendo o van a poner para el veintinueve, ocho mil, ocho mil soles. Ha habido una concentración de ocho mil soles, en Ganoza, Sábado y Domingo y ocho mil valía la pena representarlos. Se llena, mire, ayer han cobrado ocho soles la popular, han habido a lo menos, soy buen calculador; ochocientas personas, ocho por ocho sesenta y cuatro, serían seis mil cuatrocientos, de entrada.  Bueno, sí, sí, pero, hay arreglo por lo bajo. Total, han habido por lo menos setenta peleas mínimo. Serían veinte por pelea, veinte soles sería setenta peleas, mil cuatrocientos, más seis mil y pico, ocho por ocho, sesenta y cuatro, sería mil cuatrocientos, sería siete mil ochocientos. Cerveza. Ahora hay muy buenos incentivos presentan de premio, una  moto, hay una moto, hay una japonesa que es, Konda con K, es Konda pero hay otra Honda que se llama popular, la Honda, esta es Konda que también es una China, muy buena moto, nuevecita. Que uno piense vivir de los gallos, es imposible, es imposible, yo lo hice cuando usted me llamó y disculpe que tenemos. Los lunes voy a los baños turcos y eso es parte de mi salud, me cuido mucho, sesenta y ocho años también. Y varios le dije me dicen tu representas cincuenta. Les digo yo no me quito mi edad, nací el treinta y siete, del doce de marzo, tengo sesenta y ocho años; entonces acá yo tuve problemas muy graves; en primer lugar tuve una enfermedad, no sabía que cosa era. No quería comer nada, tengo un tío médico de Estados Unidos, que acá radica, se llama Antonio Rubio, me dijo, mira hijo vamos a ver, échate a la camilla, médico americano pues, cuarenta años de servicio. Mira me dijo, ahorita te opero.  Los intestinos comienzan  a gangrenarse total que mire señor Cogorno en esta situación, es muy doloroso, en el momento que uno de frente operación y a mi hijo mayor, oiga me abrieron, cuatro tazas de postema, he estado yo en cuidados intensivos; total que resulta al día siguiente viene un padre que era amigo mío, recé los salmos y vino una señora que es esposa de un amigo mío, que es otro médico también. Llegaba mucha gente a verme, pero no podía presentarme porque estaba en cuidados intensivos, ni mi familia está; yo salí de cuidados intensivos, con suero a los quince días, ya la segunda operación, me sacan treinta centímetros de colon. Lo llevaron a biopsia ya estaba necrosada, ya la segunda operación acá el corazón y por acá, un forado.  Las personas que tienen esta enfermedad, entonces qué es lo que sucede de que, la tercera operación, fui a una clínica de primera, salí muy bien. Y después el quince de julio, abro la puerta  y se meten oiga, ocho delincuentes con armas a  robar, total que. Hoy, es bien peligroso, muy peligroso, por eso cuando aquí nosotros el teléfono no lo damos a nadie. Porque nosotros paramos con esa psicosis, oiga se metieron acá, nos amarraron, nos mentaron a la madre. Pero a uno  le agarran por sorpresa, me caí, me metieron un puntapié en el hígado, no me mires a la cara c.s.m., uno tiene que estar calladito, si no lo matan, malditos pues. Total que me subieron. Ya se presume quien había dado el dato, un compadre mío, porque su palabra fue, la llave de tu dormitorio, como sabía que tenía, cuarenta mil dólares, antes compraba joyas y me guardaba las libras esterlinas, águilas de  oro, los ónix de oro, un reloj media constelation con lomo de corvina, muchas cosas todo se llevaron y cachetadas puñetes, manasos, total que lo traumatizan a uno, ahí no termina, se llevaron mí electoral, entraron por la casa de la cultura se llevaron mi carro. El quince de junio, ya va a cumplir un año, total, de que a mi  hermano lo secuestraron también, a mí y la esposa de mi hijo, a ella la soltaron porque hubieron negociaciones, pedían cincuenta mil dólares, pedían doscientos mil primero, y por el reloj de cincuenta mil la soltaron, pero no de los policías. Es absurdo. Hay mucha delincuencia.  Vuelta se vuelven a armar para otro robo. Total que reuní la plata, usted sabe que a veces uno puede tener, pero lo tiene invertido, pero reunir el dinero; al reunir ese dinero, me tuvieron varios días amarrado de pies y manos. Después de dos días de estar amarrado, me soltaron.  Mira si vas a la policía te matamos, de la esquina de tú casa, no vayas a la policía, no vayas a la DIROVE, no vayas al periodismo. Han pasado ni dos meses, para el veintiocho de julio vuelven a entrar, somos los que te secuestramos, queremos cincuenta mil dólares más. Y oye le digo de adonde te voy a dar, ya mátame pues, mátame total, tengo a mis hijas en Estados Unidos, dos hijas, que están muy bien posesionadas, total mi granja, tengo mi criadero y aventaron bombas de gasolina. Total me dicen te gustan los gallos, ya pues quemamos tu galpón. Total papá me dice mi hija, ven inmediatamente. Entonces que sucede de que hay un aficionado, que se llama Elar tienen el galpón El Milagro, bueno, el asunto está que lo ha ayudado, entonces le propuse, le digo vamos, hay que hacer una concentración, yo cedo el coliseo con luz, agua. Le hicimos a Bigote, Gamarrita, cedí el coliseo; cedí el coliseo, agua, luz, todo gratis se reunió seis mil quinientos, Gamarrita esta es la afición trujillana que está presente. Oiga que sucede, de que ya está saliendo Gamarrita, pero él mismo me dice que le falta un pulmón. Pucha, cómo le hago. Se ha descuidado, el trago. Él ha estado ayer en los gallos y el Viernes también ha estado en los gallos con un semblante y anda con una señora y ella lo cuida. Eso es muy bueno después de unas copas Hace treinta y cinco años que no fumo y me siento feliz, hago mi gimnasia. Tiene tres propiedades, purificada sangre, relaja los nervios y eliminar las toxinas; yo transpiró cualquier cantidad. Bien, Tres veces por semana corro, pero como ya he tenido problemas con esto, uno para siempre mirando y me bajo de arriba y corro mil cuatrocientos metros, que es algo de dos kilómetros por ahí. Me bajo acá, la cochera está desocupada, le doy la vuelta y después bajo, y les cuento los pasos. Entonces en ese aspecto, tengo algo a mi favor y me baño y es muy bueno. Eso ha sido el coliseo San Vicente, que lo vendió, espérese como se llama la calle Jesús de Nazaret y bigote es el que lo regentaba, Gamarrita. Me agradaría si gusta mañana para mostrarle la cantidad de fotografías que tengo, he sido como hermano, usted lo conoce Alberto Negrón, Federico Negrón. Don  Alfredo es mi pata, y usted lo conoce entonces a Jorge de Villena. Mucho hemos confraternizado con mi compadre Alejandro Gonzales del Valle, que acaba de fallecer. Hará cuestión no hace ni diez días. Felicia es mi pata, claro. Felicia es mi pata; yo soy conocido sino que no salgo. No lo he conocido señor Cogorno.  Después usted lo conoció a don Víctor Nieto de Tacna. Llegaba ahí lo trataba como rey, en su casa nos fuimos una vez, todito oiga, el desayuno robalo frito iban las presas calientitas que cosa, traigan whiskies, traigan vino, traigan; que bárbaro con su compadre mataba una res, don Víctor bien alto, muy bueno del Víctor. Wilson Mazuelos esos son mis patas, Carlitos mi pata del alma. Él escribió un libro y Carlitos Pitaluga regenta un hotel,  yo la vez pasada hace como cuatro años estuve ahí, lo saludé como hermanos conmigo. Paulito, está mal de la vista, está con glaucoma. Licor no toma. Muy enamorado ha sido.  Allá tenía un sitio Lamas, ahí lo quieren en Lamas, antes de Tarapoto, la ciudad de los tres pisos le dicen, huy por ahí también hemos recorrido. Después tengo de don Armando Baca fotografías, tengo de mi compadre. Acá le pongo una cama para que descanse. Acá el sitio de los gallos, pucha madre, le han quitado. Ahí está pero son diez cuartos, con sus casilleros, sus focos y acá hay otro cuartazo grande; son cuarenta metros de frontera por ochenta de fondo. Pero nunca lo he ofrecido, si hay un cliente ahorita. Como terreno no más. No sí puedo hacer buenas concentraciones. Esto desde el veintiocho de julio que no se barre.  Esto lo hice, pero mi error fue irme para arriba. Si lo hago covada como El Rosedal me sale mucho más barato. Arquitectura para arriba, tiene dos, el de Armando tiene una, este es octogonal, todo igual que antes. Tiene doscientos cincuenta. Sentados unos ochocientos, mil, gente parada, también se paran para vender cosas. Esto está, para veintiocho de julio vamos a dar una limpiada, no se limpia ahorita. Sí, veintiocho de julio y primavera. El ochenta y tres, cumplió veinte años. Don Alejandro, ahí están las fotos. Aquí tenemos las fotografías, pero hay que sacarlas para afuera. Ahí tiene a Morossini, este es él, está más delgado, este es un de que nacionalidad pues Francia, francés; aquí están las chicas que vinieron. Esta fue de la Mili creo. Mili Marquina. Acá cuando  llegó  la delegación de Tacna, acá está Wilson Mazuelos, José Martínez, el Turco, García, este es Cupertino Vílchez. Este murió, don Mario Trigo mi pata del alma, este es mi compadre Guy Cooper, Koti Ganoza, este es Pedro Valdelomar; ahí estamos tomando vino con Morosini. Qué año habrá sido, por lo menos quince años de esto. Ochenta y ocho más o menos. Acá han llegado toditos. Para la primavera y veintiocho de julio. ¿ Este se llama Cacho Souza. De Cajamarca pero radica en Chiclayo tiene        , este es Roberto Chong mucho me quiere, muy amigo mío, ahí está conmigo. Este le decían, este murió, Florico; Florico murió. Acá está Hernán Monrroy. Acá está El Turco. Sí, Daniel, acá esta Rázuri y le falto papeo. Este es de Ilo, Manrrique, Margarito, Acá está Román Echevarría en mi casa, yo los llevé a comer a mi casa, acá está Mario Garay que murió, el Turco con su papá, el Turco acá, este es un doctor, este es muy buena gente hijo de Charles Fernandini está en estado vegetal hace cuatro años. Sí, caballerito, ingeniero, sí, hijo de Charles Fernandini, ahí está, este es el bandido el Daniel, este hizo pero de todo, este es de Iquitos, este de acá es de Arequipa, el hijo del Turco, acá esta Mario Baraybar, nos dejó Marito, tuvo una infección a los riñones, lo trasplantaron y no se cuidó, este es Jesús Gonzales Orbegozo; Jesús Gonzales Orbegozo su hijo Mario. Sí, este es Jesús, Jesús, el hermano también.  Acá está mi compadre Alberto Jiménez, acá está Santiago Isidro, compartiendo Vílchez, Wilson Mazuelos, hijo de Wilson, este de una hacienda, este es de Lima se llama Edmundo Díaz creo, acá estoy, mi compadre Salvador Burga Margarito, como es la vida acá tengo más pelo, él Bebe, este el hijo de Pitaluga, este es don Víctor Nieto, este es Rosalo, este es Falla, acá estamos con don  Humberto Padilla y  Víctor Olivares, hermano de Ricardo anda delgado no sé qué tiene oye, aquí estamos los tres abrazados, pues, que le enseñe con mi compadre  Fernando Pita, este es el hijo de don Raúl Rivas en Camaná, Coco le dicen, este es Macao, Macao es medio cuchillo tiene sus cosas. En cambio  quien es así, él es Walter, este es de Camaná como se llama, Urqueada está zampado acá Urqueada, este es Chilalo. Con don Víctor Nieto mi pata el viejo, Johnny Vega. Este padrecito murió. Sí, mil novecientos ochenta y tres, para la primavera, mi compadre Alejandro Gonzáles del Valle mi compadre, con Alejo, aquí estoy tomando la palabra. Esta es la madrina su señora de un coronel Quintanilla, acá está el chino de Chimbote, el chino como le dicen, este es Goicochea no sé si vivirá, este murió, este se llama Pedro La Rosa, acá está él bebe con ellos, este murió, el hijo de Agustino Gonzales Orbegozo, este viejito como se llamó, como se llamó pues O’Hings, bueno este murió mi compadre, mi compadrito murió también, acá estamos en la ceremonia, mi comadre.  Valdivieso. Este me lo regalo la Mily de Chimbote, se casó con un portorriqueño. Tres Patines le pusieron, Juan Burga, a este le dicen él millonario; acá está Juan Burga. En esta otra foto está Carlos Jara. Acá estamos en Santiago de Chile. En una casa de campo de mi compadre. Acá estamos con mi compadre Salvador Burga, murió el padrecito, el padre no me acuerdo también. Esa alfombra ahora no quiere, las he quitado. Que la alfombra, que se engancha el gallo. Acá esta Mario Garay murió, acá estoy yo, acá está don Juan de la Fuente, sí, Santiago, acá esta Kokoy, este es Federico murió, acá está Wilson. Con Mauro pues están puñete y puñete por lo bajo, así se juegan, este es el Gitano.  Este se llama  Rubén Omar, jugador. Hay que guardar en la caja. Aquí está la chica que ha salido a atendernos, este es Luis Antonio y este amigo, el chiquito, este se llama Muro; a este es el comandante. Reseña del Festival de Gallos por el aniversario 460 años de la fundación de Arequipa, l5 de Agosto, o sea Manuel Taboada Dante, recordatorio por parte de Maurillo Lazo e hijos, con todo afecto, caballero y amigo, Presidente. Atencia. Este es como se llama Luis Oruna, buena gente, si este gallero de acá. A este como le dicen, a este le dicen Limeño, tiene su chapa que le dicen Orejón. Acá está la construcción de la gallera, este murió muy amigo mío, periodista, doctor en periodismo Gustavo. Este es el que pintó los gallos. Sí afuera los pintó.  Este es el que hizo picardía y media, se cambiaba de nombre, acá vino como Daniel y apostaba miles y decía yo tengo cinco mil gallos en Méjico, cinco mil en España y cinco mil en Panamá y cinco mil gallos en Estados Unidos. Todo era mentira, un reloj de oro, su personalidad alto todo y decía yo tengo veintinueve mil quinientos empleados. Y como haces tú, yo traigo todito lo del Japón, televisores y todo y distribuyo en Estados Unidos, gano la plata que quiero. Total que sucede, yo iba a apostar, le gané y después comenzó a prestar plata a todo el mundo oiga. Acá estamos en su galpón de Mauro Lúk. Nunca le he prestado, este se llama Manco, Julio Manco, sí Becerra, yo tengo toditas estas fotos, acá estamos toditos los galleros. Acá estoy con Isidro Santiago, acá está Hugo, todo flaco. Pero ahora está gordo. Este es el hijo de mi compadre, aquí me eché mis tragos. Mire este es acá, un accidente tuve en mi gallera y se choca y lo mata, un ómnibus Humberto. De Constante. Este es el hijo de Pedro Merino, Margarito, mi compadre, este de acá apellida, como se apellida este señor es de Tumbes, Meneses, Plaza es conocidísimo y buen gallero. Acá estoy bien zampado. A este mi compadre lo mataron, sí, bien tranquilo, insultó, los tragos, y el otro le insultó, no sé qué le dijo chupa huevos, creo que le dijo.  Pero cosas que se trae un cuchillazo y se lo clava y le pegó por acá y le sacó por el pulmón, de treinta centímetros, después que le pegó, lo atacó lo llevaron; yo vine. Ese día vine de Tarapoto, me dicen a tu compadre lo han acuchillado, anda a verlo. Y me voy a los baños turcos a las seis, salgo a las nueve, me voy a verlo, ya había muerto. A las nueve a muerto me dice, muy buena gente, bien caballerito y quería, ya me decía compadre, yo un día le digo préstame cien soles, no me dice nada, dos años del bautizo, se habrá caído; le digo compadre si acaso usted quiere hacerlo el bautizo, mira hay cuatro cajas de cerveza por mi cuenta, un saco de arroz y dos cabritos, usted me pasa la voz, eso es mi regalo; ya compadre me dice, entonces en junio, julio, agosto lo matan. Toditos son galleros, son galleros del oriente. Ahí estamos en la casa de Mauro Lúk, su cumpleaños, estas son las chicas Torres que habían dos. Acá está Chilala, este si para reír, con los hijos a peleado y ahora con los nietos. Dicen que los nietos agarran y le dicen al papá oye concha tú madre como le pegues a mi abuelo te saco la mierda, lo que me han contado. Una vez estaba, ese día fue que el hijo estaba hasta las tapas de zampado y total pues lo tenía agarrado y mi compadre esa vez le dice señor Iparraguirre, que se le tiene agarrado de acá le dijo; lo sentó en una silla que se iba para atrás, para adelante, señor Iparraguirre que tal, acá agarrando a esta mierda, por el hijo que ya se caía. Mira esta es mi comadre que murió en el accidente, acá esta mi compadre. A él lo mataron, Víctor Humberto, esa es la esposa de mi compadre. Acá está mi compadre Dílmer Mauton. Acá este Macao, acá está don Armando Baca, acá está Maurito, acá está Chalo Fernandini, con toda el alma. Sí, Jaime, Luchito Sevillano de Tingo María. Acá estamos en mi gallera, yo los lleve a comer a mi casa, acá está don Armando Baca, este doctor se llama, como se llama Armando, este debe ser Chumbe, nunca me acuerdo su nombre, pero Armando se llama. Ahí está Víctor, este es el Edmundo Díaz creo. Hoyos, Hoyos, Armando Hoyos, acá perdón, ahí está dándome la mano con cacha, porque siempre era burlón, ahí me está dando la mano con cacha pues. Sí, bueno mi compadre hace la notita, acá está de Tarapoto Reátegui, don Armando, este es Fernandini, murió, este es Padílla, Oscar Padílla, este es ingeniero, que está siendo él, este es el chino que lo cuidaba a Dante, Mario, acá está mi compadre. Este es Luchito Sevillano, Mauro, acá está Vera, don Antonio Vera, acá está Humberto, Humberto Chang, acá está mi compadre, acá está don Raúl Rivas. Sí pues, acá está el Cocolli, parando el poto, acá están los hermanos, acá esta Koky, Marcos, bueno Lalito más se comprendía conmigo, nos agarrábamos, hermano ven me dice, dos más, dos más, dos más. Año noventa y siete. Acá esta su señora de Guadalupe, Celso, su hija, su hija, Celso, acá está Celso, acá está Bolaños, que cosa está haciendo el loco. Kokoy, este es César Ulloa, a éste pata lo conozco de vista Basurco.  Acá tengo otro, por la izquierda, Marcos. Mario Ándabal si no lo conoce. Claro, Ándabal de Cajamarca, el cajamarquino, a él le regalé mi gallo, me sacó dos botellas de Chivas Regal, para chupar, te doy mi gallo. Con todo se lo llevó, pero carajo, minuto y medio, pero le hizo sentar, pero ciego, ciego, porque el Carmelo resultó siendo bueno, lo dejó ciego. Uu, paradito lo dejó, paradito se vino abajo, huy lo destrozó, yo estaba zampado, Mario le digo te lo regalo, carajo tu ere mi amigo, acéptame este gallo, con espuela y todo se lo regalé. Sí pues, él se llama Barrabás, yo le puse barrabás, Mario es muy buen amigo, Checoslovaco, Yugoslavo. Qué es de Humberto Zacarías, está viejo, ahora está acabado. Pucha que pena, murió mi compadre. Acá estamos con Maurito Lúk, este es el zurdo, es otra clase de gente, ordinaria. Sí, pero de lejos, se voltea uno, habla mal de uno, presta plata al veinte por ciento, déjame tu casa, le hacen firmar documentos, le altera las letras, le quita la casa, cuántas lágrimas, ya yo lo conozco de hola, hola, que tal, que tal. Este es don Pedro es que los dos han muerto, es que acá cayo el agua, yo no me acuerdo quién, ni se. Sí vinieron, ha caído el agua, este es mi compadre. En mi cumpleaños, mi cumpleaños, estábamos ahí. Celebré mi cumpleaños. Lucas Reátegui. De Lima compra cebolla. Fredy Casne pero vive en Lima. Acá esta mi compadre bailando marinera, Guy Cooper. Ahí está la Mily, es de Chimbote vive, acá está este es mi compadre Pita, este es Del Aguila, de Tarapoto su hijo, este es Wilson Mazuelos, mi compadre Burga. Acá estamos en mi casa, acá estamos en mi casa, los lleve a mi casa de acá del coliseo. Este no sé de adonde era, este es de Arequipa, mi compadre, Julio Manco, Mario Moray, este es, que será de Raúl Gutiérrez. Este es de acá de Trujillo, comandante, este es el hijo de mi compadre Gonzáles del Valle y Celso Guadalupe, acá esta mi compadre. Acá estamos en mi casa, don Armando Baca, el Chavo, el Bebe, Mauro Lúk, a todos los lleve a almorzar a mi casa, este es el Daniel. Este es de Tacna del galpón los Espinoza.  Mario Garay, no se cuidó, no quería vivir ya, yo lo llevaba a comer, como vas a comer, estas tan flaquito. Carajo, oye Cucho, ya no se puede con esta vida y hermano me dice ya no quiere vivir, las pastillas, las cápsulas las mete debajo de la cama, los bota por  ahí y se le infectó la pierna, le cayó gangrena, lo llevaron a Lima y lo trajeron en cajita, era muy amigo. Solito se ha hecho ciento treinta mil dólares, tiene caja fuerte. Mira hermano me dice, como hacerlo Surco covadita, te salía por cuarenta mil dólares, tú te has ido para arriba vaca loca, ahorita es una tortura, ingeniero quien va a ser. Acá tengo, trae. “Gran Coliseo de Gallos Turismo Huanchaco, en este local al abrir sus puertas, sirva como digno escenario del coraje y valor que aflora en los gallos de raza durante su combate, coraje y valor que a su vez son características propias de todo el pueblo trujillano”, Alejandro Gonzáles del Valle, Trujillo, 30 de setiembre de mil novecientos ochenta y tres. Uy, tengo diplomas por todo sitio, diplomas por allá. Esta gallera fue premiada por Arequipa, premiada, acá esta del Concejo Provincial diploma honorífico, el consejo me lo da y el alcalde fue         y me llamó en ceremonia pública, salió en los periódicos por haber construido el más grande coliseo del norte del Perú. Así es pues, no me lamento porque no debo un centavo a nadie.  Ahora como terreno son tres mil doscientos metros.  Esto lo queremos limpiar, arman acá, casillero para ochenta, quería mandarlo a tarrajear, pero me dicen para que, su arquitectura. Acá, podría ser. Así, eso está tarrajeado, esto requiere su tarrajeo pero cuánto vale. Para qué, para que; no tiene gracia. Pero hay rateros, viene un ladrón y señor voy a poner mis gallitos.  No pues pone un chupe y después se mete el pata, el gallo buenazo, tiene sus baños acá, tiene cuatro urinarios. Acá para vender cerveza, dicen que el gallero cuando no aprecia a una persona, ya yo tengo sesenta y ocho años, psicológicamente, nadie, así es la leche; yo les digo a todo, eso lo voy a hipotecar, vayan o no vaya, no debo un centavo a nadie, y punto se acabó, a mí no me afecta, si yo debiera como el del coliseo, como es Ganoza. Así es, desesperado. Esto se va hasta el fondo. Son ocho por cuatro, treinta y dos, tres mil doscientos. Allá hay una casa que la vamos a ver al final. Es que cada uno tiene, ahí le ponía Arequipa, Lima, son diez y acá hay uno grandazo, que le ponía.  Acá tengo otro, pero eso lo he hecho para mí.  Cuando tengo mis gallos.  Acá celebre mí cumpleaños, acá llegaron. Entonces que sucede de que lo bote y he puesto este. Claro, acá hay un cuarto, como dormitorio, acá hay otro cuarto.  Yo tengo un resentimiento, antes mira para allá cantidad de carros, para acá también y me jugaron sucio, no querían venir, que nadie  venga, lo cierro y no hay cochera para nadie. Sí, dirían ya lo fregué, pero yo cierro mi gallera, debo un centavo a alguien, no debo ni medio, vivo de la gallera, por fregar, esta casa la mandé a construir, ahí vive la mamá de Kuky, bien bonita, tiene sus cuatro dormitorios, baños, todo, perros. En una oportunidad los reuní en este lado a todos mis amigos para agasajarlos, y se trató el momento que todos estábamos zampados, de contar chistes, carajo y Ricardo era campeón. Y dice por mi casa hay una chica que le dicen el Espíritu Santo.  Por qué.  Porque se tiró al padre y al hijo. Pucha tenía y él mismo lo celebraba, salud, salud. Que le fingen amistad a uno y después mira están hablando de éste, siempre existe la envidia. Acá, con Raggio, nos separaron para la presentación, sabes lo que me dicen, oye, vende la cerveza a dos soles, pero era ciento, ciento cincuenta, un sol cincuenta no sé; y me agarra, y yo también estaba picado, oye me dice acá cobran más que el burdel. Nos separaron a los dos, yo estaba no sé cómo, un golpe no más le di. Cuando a la media hora viene Cuchito con una botella de whisky de adonde lo habría sacado; tú te calientas compadre. Y qué cosa me estás diciendo, de que ni en él burdel, tú eres mi amigo, esas ofensas no son para mí pues, tú eres entonces el cabrón que está.  No me dice, yo quiero ser tu amigo, yo no quiero pelear contigo, nunca perder tú amistad. Tú me estás ocasionando pues. Yo quería tomar y le echa limón, chuscazo, al whisky le echa limón. No quiero hablar, si pero se le cruza, se le cruza, se llama Humberto, es bien  trompero, al Koky no lo paró en Salaverry, los dejo pálido, ese es un hombre que se mete y se mecha con cualquiera. Ya debe tener más de sesenta años-Ahora ya varios que le buscan pleito se hacen al disimulado, ya no está muchacho, al Koty no, al Beto, lo sabe pegar y sabe pararse, sabe pararse al ahora de trompearse, pero tú te vienes, pisas mal, él sabe cómo. Sí, él sabe cómo, yo sabía todas las cosas, yo también en ese tiempo alzaba mis pesas.  Estaba con mis traguitos, total después vino con la botella de whisky y echó limón.


Diseño Web y Desarrollo Web: Traza