Eventos Especiales TV:
  • Transmisión de peleas en directo desde los mejores coliseos de gallos del mundo
  • suscríbase pronto aquí
Ingresa al portal
  • Para recibir boletines informativos, ofertas, novedades y demás relacionados a los gallos de pelea
Contacto:
Email: ricardo_cordova@hotmail.com
Celular: (511) 99780-3557


www.gallosperuanos.com
Artículos

La maestria
Por: carlos cogorno ventura

 

 
Pachacámac, 05 de Enero del 2017
 
La Maestría
Carlos Cogorno Ventura
 
Para llegar a entender la psiquis del animal, debemos tener al menos tres elementos a favor. Capacidad de observación consciente (primera condición del método científico), tiempo para poder observar y naturalmente la pasión que nos alimenta para hacerlo. En la vida, muchos contamos con tiempo a disposición, durante la niñez, pubertad y adolescencia, principalmente, pues luego viene la etapa productiva del “tractor” y es limitado el tiempo de observación, aunque si en las etapas anteriores hemos desarrollado el nivel primario, será más sencillo resumir conclusiones. Muchas personas lo hacen a través de relaciones humanas y mayores, llegan a ser buenos fisonomistas y líderes sociales, pues manejan con la edad esos elementos. Naturalmente la ayuda inicial de los padres y maestros (orden, disciplina, esfuerzo, perseverancia, responsabilidad, deber, respeto, consideración, amor, ética, moral, valores o los anti), en sus análisis presenciales, permite llegar más lejos en aquellas personas que han desarrollado esas aptitudes. Los aficionados a gallos, caballos y otras especies domésticas y silvestres, si pasamos la niñez en el campo, sin reloj, pero con tiempo, habremos avanzado gran parte del camino, también con crianzas caseras. No siempre, pero en muchos casos, ese tiempo dedicado en etapas iniciales a la observación y disciplinas elementales de la vida, como atender y atenderse en alimentación, limpieza, salud, características que son adquiridas y no necesariamente de manera autónoma, sino por dedicación de los padres y maestros, podríamos considerarlas como el inicio. La técnica, es complementaria. No todos los aficionados, desarrollamos, ambos conjuntos de habilidades. Es por ello, que existen magníficos aficionados en las técnicas, que no cuentan con la capacidad de observación en un nivel adecuado, para llegar a  ser creativos y nos dedicamos simplemente a copiar, adaptar, ampliar, desarrollar, técnicas, pero no a crear nuevas. Gran parte de los grandes descubridores, inventores, creadores en general, dentro de la historia moderna en la humanidad, fueron criados en el campo o de alguna manera, mantuvieron una relación prolongada con ese ambiente. La naturaleza, nos ubica, ordena y enseña, que disponer del tiempo es más valioso que depender de un reloj, sin que este deje de tener importancia. Cuando tenemos tiempo y las necesidades básicas cubiertas, como seguridad y protección adecuada, en nuestra niñez, prácticamente no existen temores. ¿Porqué, algunos aficionados alcanzan la maestría en actividades pecuarias? Seguramente, porque han contado con gran parte de estos elementos y una condición adicional, inteligencia innata, para poder tomar conciencia de sus observaciones; después vienen la inspiración,  creatividad y maestría. En ese grado de compenetración, el maestro influye directamente el desenvolvimiento del animal, durante su desarrollo de función. Muchos suplen estas condiciones, con colaboradores, otros con crianzas de poblaciones mucho mayores, para tratar de suplir su ineficiencia o comprando y naturalmente los resultados no necesariamente llegan a ser iguales. Los grandes administradores de empresas y líderes sociales, saben que el dinero es consecuencia de hacer las cosas mejor y la sociedad lo reconoce, pero lo segundo, es consecuencia de lo primero. En el camino, está la verdadera riqueza y los resultados, son parte del camino. Muchos de los grandes líderes que practican en orden sus objetivos, son austeros, nunca cesan los planes y proyectos y van más allá. Aquel que le gusta el dinero, no encuentra el sentido profundo a la vida y esta se vuelve repetitiva, pues sus carencias limitan el desarrollo de la capacidad creativa. No todo aquel que le toca vivir en un medio campestre, podrá desarrollar, pero lo habrán marcando las pausas de la naturaleza, a menos que luego la sociedad lo denigre por su ingenuidad, o la familia. Los animales, también tienen capacidad de observación y cuentan con inteligencia primitiva, dependiendo de la especie. Aprendemos que antes de llegar a entender la psiquis de nuestros animales, lo cual es lograr un paso importante, muchas veces éstos ya nos han “tasado”, dentro de sus limitaciones, a ver quien domina a quien. El lenguaje, generalmente es corporal, visual, olfativo, auditivo y energético. Al montar un caballo, cuanto más genio tiene, más rápidamente nos ha “tasado” y querrá manejar a jinete casi al instante, de acuerdo a su inseguridad. Hay gallos bravos y “picalones”, unos más que otros. Un buen criador, debe ser aquel, amigable y armónico con el animal, para que este se entregue y genere una relación biunívoca, entre ambos. Al animal, hay que darle seguridades y “apretarlos” también; debemos ser gentiles, es una relación de consideración. ¿Queremos lograr campeones?; debemos tratarlos como campeones. Podemos amar nuestra afición y tener consideración, como los oficiales a su tropa. En resumen, sólo aquellos quienes llegan a compenetrarse con la psiquis de sus animales, pueden alcanzar la maestría. Una persona vil, es decir, con mayor o menor nivel conscientemente malo, puede también alcanzar lo mismo por ese camino, de interacción del sujeto con el objeto. La ciencia es del bien y del mal, pero ese será el límite del desarrollo, hacia el bien (no es lo negativo y lo positivo, que su fusión, conduce al neutro superior); es una forma de vida consciente, un Mozart, Newton, Mendel, el Hermano Wilfrido, Darwin, Humbodt, Leonardo, Dalí, Napoleón, Romel, Patton, Grau, Atila, Mao Tse Tung y muchos otros. En crianzas y juego de gallos, Dorta, Madigin, Kelso, Narraganset, E. Pérez Zendejas; en el Perú, Manuel Wong “Chino Chico”, Abraham Wong, José Luis Pérez, Eduardo Granda, Luis Gutiérrez, Oscar Cañedo, Aurelio González Vigil, Roberto Kuan, Carlos Flores y otros más; criadores de caballos, Federico Tesio y otros más; preparadores, Luis Palma, Sabino Arias, en el Perú: Carlos Luna, Alfredo Elías, Aníbal Vásquez, Raúl Risso, Mirko Costa; enfrenadores, Ricardo Soltero, José Alva, Julio Verástegui, Felipe Marchena y otros más; pues la ciencia, no conduce hacia la santidad, sino, a la Maestría. “Sin enemigos, el soldado nunca conoce su fortaleza. El pensamiento, debe darse por el ejercicio de la fortaleza” – Levi H. Dowling. Esto es necesidad y una cuestión de la naturaleza más profunda en cada uno, por curiosidad, o poder, la cual conduce al estado de equilibrio, vil o armónico y ambos estados, pueden cristalizarse. La prueba está, cuando nos imbuimos en niveles de observación profundos, sin ansiedad ni angustia, compenetrados en nuestro estado natural, perdemos la noción del tiempo transcurrido y entramos a la quinta dimensión la eternidad, por un lapso de tiempo limitado (con frecuencia, es en el criadero).  “Ningún ser inteligente, le gusta sufrir. ¿Pero cómo puede liberarse uno del sufrimiento?. Sólo hay una manera: encontrarse uno mismo en su verdadera naturaleza” – Chögial Namkhai Norbu. Para el gallero, “Encarar la muerte con dignidad y reconocer y agradecerle al animal”. Mediante prácticas en un sendero más profundo, que  trasciende el método de la ciencia, desaparecen el dolor, el bien, el mal y la dualidad, eso lo alcanza un Gran Maestro, el avance es irreversible. No es un trance, en el cual pierde el estado de conciencia; sino siempre consciente. Los grandes místicos, alcanzan esos estados, a través de técnicas de oración, mantras, yoga y meditación, pues el sujeto, no observa en profundidad al objeto, como en el método científico, para lograr un estado biunívoco sino, el sujeto, hacia adentro, observa al sujeto mismo en niveles más profundos de conciencia y llega a la unidad absoluta. Al “Yo soy el que soy”; simplemente ES. Krishna, Hermes, Moisés, Zoroastro, Jesucristo, Buda Lao Tse, Confusio, y muchos otros Seres, alcanzaron la consciencia suprema, en Armonía con el Macro Cosmos (Universo), Meso cosos (Tierra) y Micro cosmos (Individuo), son el Arquetipo que tiene representación en el lenguaje matemático. En el camino, disuelven el combustible de las emociones, pasión. Pasa a un estado de equilibrio superior. Ni consume, ni genera energía, es superior al equilibrio en un estado natural, en el cual el consumo de energía, es igual a la producción de la misma entregada al sistema. Conclusión: la afición a los gallos y crianzas, bien entendidas, son un camino intermedio, entre otros, hacia la realización del ser. Decía un Maestro, refiriéndose a la importancia del método: “Si necesitas cruzar el río y hay un bote (una técnica para hacerlo), crúzalo en el bote y déjalo en la otra orilla; luego no lo lleves cargando, pues te limitas por el mayor esfuerzo que conlleva; si cruzaste el río, ¿para que necesitas el bote?”.


Diseño Web y Desarrollo Web: Traza