Eventos Especiales TV:
  • Transmisión de peleas en directo desde los mejores coliseos de gallos del mundo
  • suscríbase pronto aquí
Ingresa al portal
  • Para recibir boletines informativos, ofertas, novedades y demás relacionados a los gallos de pelea
Contacto:
Email: ricardo_cordova@hotmail.com
Celular: (511) 99780-3557


www.gallosperuanos.com
Artículos

entrevista al sr antonio Wong escate
Por: carlos cogorno ventura

 

 
ANTONIO  WONG  ESCATE
La Molina, 6 de Setiembre del 2,004
 
 
Nosotros cuando empezamos aquí a jugar los gallos de pelea, iniciamos aquí en este pueblo joven humilde que se llama Cerro Alto, con amigos nuestros que ya estaban criando sus gallitos y que eran muy aficionados, muy correctos muy humildes pero muy apasionados, gente de origen humilde pero, que busco en este deporte un entretenimiento sano, porque que siempre la pelea de gallos algunas personas tienen el demerito de catalogarlo como inhumano porque son dos animales que están peleando, por lo menos , es menos salvaje que la pelea de box donde dos seres humanos se están masacrando o sea aquí son animales que demuestran su valentía, su coraje, su raza, su finura, muriendo como buenos campeones, este inicio que tuvimos nosotros aquí en Cerro Alto, cerca a la Universidad Agraria se fue creciendo y gente después del rededor de las Viñas comenzaron a criar por el lado de Matasango comenzaron a criar, por el lado de Musa comenzaron a criar ahora en Manchay es inmenso, todo el mundo en Manchay cría gallos, tal es así que ahora en Manchay hay dos coliseos y dos buenos coliseos, siendo una zona un poco modesta, populosa muy humilde, pero los coliseos son bien plantados y cuando tu vas a los coliseos de Manchay, te encuentras un gran número de gente la que hemos aludido hace un rato que llega y hay un buen número de peleas y bueno la afición ha crecido bastante aquí en La Molina, en todos los niveles gente de condición económica pudiente, gente de nivel intermedio, jubilados en fin de todo que ha hecho que este deporte se vaya haciendo más conocido y la gente pueda distraerse de alguna forma, viniendo a ver los espectáculos, topando sus animalitos de raza para probar; es muy agradable esto, aquí en Lima la pelea de gallos ha evolucionado tanto que se supone que hay más de cien coliseos en Lima; es una forma que ha evolucionado tanto que algunos la toman como una inversión como un negocio, porque al poner el coliseo ellos, cobran la entrada, tienen la cantina, el restaurant ,etc. y eso suma para que pongan buenos premios para el famoso incentivo que se llama el Pollón; entonces esto ha hecho que tanto en el cono norte, como en el cono sur hayan peleas grandes, por ejemplo en Villa María del Triunfo hay un coliseo donde se juega mucha plata y hay muchas peleas, el de Chirinos, entonces acá en el cono norte inclusive. Por ese lado hay mucho gallero, muchos coliseos. Para todas las medidas, para todos los gustos. Y algunos han sido hechos con la finalidad de ayudarse, porque por ejemplo, asistí a un coliseo por el lado de Independencia, y estaba construido en un segundo piso, pero construida así en forma muy, muy empírica; entonces yo le dije, mire yo no soy ingeniero, pero hay medidas de seguridad, aquí hay por lo menos como doscientas personas. Y puede resistir este segundo piso, toda esta multitud de personas, puede haber una desgracia, entonces, no estoy en contra del espectáculo, estoy de acuerdo con las medidas de seguridad, porque es muy importante la seguridad de las personas, inclusive para la evacuación por estar en segundo piso, solamente una escalera chiquita. Imagínate que hay un terremoto, un incendio la gente se aplasta entiendes, entonces no tienen líneas de seguridad. Hice ese comentario y lo hice con el respeto que me merecía el dueño y las personas que invitaron. Yo dije, hago esto con un sentido amplio, porque quisiera que no hubiera nunca ningún tipo de desgracia. Sí a este coliseo le dan la seguridad, el apuntalamiento, le dan la seguridad del ingreso y salida, entonces van a hacer una evacuación rápida y la Defensa Civil y las autoridades le van a dar visto bueno, porque ustedes saben que ahora toda licencia, tiene que tener el informe favorable de defensa Civil, todo, todo. Porque, con lo que paso en Utopía, lo que ha pasado en otros negocios, entonces. Es mejor porque es producto del desarrollo urbano de los países del mundo. Porque si bien es cierto que el Perú es un país en vías de desarrollo, eso no quiere decir que nos vayamos nosotros en un mundo globalizado, yendo contra las normas técnicas. Entonces, volviendo al origen de las peleas acá en La Molina, hay galleros muy conocidos como Vígil, está por ejemplo por Santa Felicia, está aquí por Camacho, Chane está por el lado de Matazango, Manolo esta por el lado de acá por el Estadio de La Molina, Pollo también está por ahí, por la casa de Gonzalo Flores, bueno y la gente conocida de las Viñas, está Tenorio, Ayala, está Carlos Misiyauri, está asociado con un ejecutivo de una gran empresa, entonces tiene un buen número de gallos. Bueno, yo que crío un poco menos, porque estoy en una zona un poco urbana, entonces los vecinos protestan. O sea que trato de taparlos en la noche, para que no hagan mucha bulla en la mañana, etc. Y más o menos no tengo problemas, pero aquí en las zonas urbanas residenciales, las personas tienen todo el derecho a pedir tranquilidad y uno tiene que respetar la tranquilidad, claro que si a uno le gusta, hay algunos que no les gusta. Por qué a las cuatro de la mañana están cocorocó, entonces sienten una incomodidad porque los despierta. Uno, uno está acostumbrado, uno soporta, pero la gente por ejemplo de acá se quejó, y se quejó ante mí. Y me dijeron vecino como hacemos, no se preocupe vecino me voy para allá. Es que los gallos los tenía allá, entonces a las cinco de la mañana hacían bulla y felizmente con esa consecuencia estoy de acuerdo de tener gallos, pero ya tengo menos cantidad que antes, es que también los tiempos cambian mi querido Carlos; antes, uno está más joven, trabaja, tiene más fuerza, ya uno cambia, los años que va pasando, tú sabes también que uno va tomando enfermedades. Claro, se va desgastando y vienen muchas enfermedades que son ya propias de la vejez. Por ejemplo, la enfermedad prostática es propia de viejos, inevitable, de diez hombres, nueve son prostáticos. Viene la hipertensión, por qué, porque ya el cuerpo llega a un estado de su sistema orgánico. Se desgasta y como eso el caso tuyo el caso mío, que somos diabéticos. La diabetes trae otras enfermedades colaterales. Por ejemplo la diabetes te traen enfermedades como los hongos, siempre los diabéticos son honguientos, le salen hongos en las uñas. A mí me sale por ejemplo, a los diabéticos infecciones en las vías urinarias, hay problemas renales. Bueno, mira los gallos en el fondo viene a ser como una especie de familia, como un hijo, porque tú al gallo, así como el matrimonio, se une un padrillo y una madre pone sus huevos y los incuba. Entonces, desde chiquitos los ves, los cuidas, su alimento especial, etc. Exacto, es una terapia en el fondo, por que el hecho de echarles de comer, de cuidarlos, te da vida. Claro, para los viejos, el sedentarismo es muy malo, entonces un viejo. Tú no eres viejo. Viejo por ejemplo. Sesenta y ocho para sesenta y nueve, entonces un viejo de esta edad tiene que ocupar su tiempo por ejemplo, hacer ingeniería, legal, es una terapia, y su pollo otra terapia me entiendes. Caminar en la mañana como lo hago por cuarenta y cinco minutos otra terapia, hacer respiración por la nariz o sea otra forma de terapia, escuchar música clásica suave es otra forma de terapia. O sea hay un conjunto de terapias, por ejemplo acabo de venir, sana, a esta altura de la vida. Claro, porque estás joven, estas lleno de vida, de energía; ahora ya no, estás jugando fútbol me entiendes, no estás corriendo, tu vida a cambiado. Yo acabo de venir de una terapia que llama Chai Su, son unos masajes en el cuerpo, en el Centro del Adulto Mayor de Essalud y estuve con la sicóloga porque he recaído por la ansiedad y la depresión, que estuve con tratamiento psiquiátrico y psicológico, a consecuencia de la soledad, de las enfermedades, porque el año dos mil dos en Diciembre, ingresé al hospital Rebagliati muy enfermo, y por los textos de medicina que yo había leído, presumía que podía tener cáncer. Y bueno, me afectó. Me consiguieron ingreso al Rebagliati, ingresé. Y me hicieron, vi en el libro, me hicieron excelentes análisis, excelente atención, para después de un buen tiempo, doce días, decirme que medicamente no podían decir las razones de mi enfermedad. Pero para esto, había dispuesto antes de irme al hospital. Dije a Ricardo Reyes, mira Reyes llévatelos todos, yo no sé si voy a volver. Llévatelo todo, lo que es tuyo, por aquí, la jaba, todo. Total, Ricardo se llevó como diez, doce gallinas, gallos, mi amigo Segundo y dejó algunos y también le devolví unos gallos a este señor Goyo que vende espuelas, a su hijo me prestó un gallo, un gallo español, que es el padre de este y ven llévense, porque yo me voy al hospital y no sé si voy a regresar, así es que no quiero tener ninguna deuda por si acaso. Me fui al hospital y bueno Dios no quiso, como lo digo en el libro, de llevarme a su presencia todavía y estoy viviendo con la misericordia de él y no sé hasta cuando, porque la verdad es que uno sabe cuando nace, pero no sabe cuando muere, eso solamente es don de Dios, hoy día podemos estar conversando aquí y mañana ya no estamos. Porque Dios dispone ese momento, así es que pues, mi señora esta por venir el Diecinueve de este mes, ella ha estado un tiempo en los Estados unidos con mis hijas, ambas son americanas, yo soy el único peruano, y yo me regresé el año ochenta y seis, cuando me fui, todos los gallos los regalé, gallinas todo. Porque tampoco pensaba que iba a venir, pero mira como son las cosas. Dos años estuve y no me acostumbré y regresé. Otra vez a comenzar a criar, pero muy poquito, hasta uno, comencé criar más. Sí, como criador, pero otra cosa es que sea aficionado. Mira, en cuanto a coliseos tiene su problemática, hay coliseos que son buenos, porque la gente que va es gente correcta, gente sana, Santa Clara por ejemplo, Manchay por ejemplo. Los coliseos son modestos, pero buena gente. Cuando había el Palenque, también iba muy buena gente, pero hay otros coliseos que no menciono por razones extras. Yo te digo, no me agrada mucho ir. Hay coliseos así donde existe la borrachera, todo el mundo te jalan, entonces ya es desagradable, porque, porque tú estás en un ambiente en donde te intoxicas. Y como ese coliseo hay otros, donde van gente de mal vivir, que van a apostar, te asaltan, te roban; pero hay coliseos buenos. Así es que en sentido hay que tener cuidado a que coliseo se va. De otra forma mi querido Carlos, la gente, como estamos en una época muy difícil, frecuentan lugares como por ejemplo, Comas, Independencia, Tahuantinsuyo; hacen las famosas polladas, que es una forma de ayudarse mutuamente. Un criador equis, hace el día quince una pollada, vende cerveza, pollo, lo que sea, comida. Y la gente va ahí y juega. Claro y no paga nada de entrada, juega la plata que quiere, pero va come y chupa. Eso queda de ingreso. Esas son las famosas polladas que muy frecuentemente se realizan acá en Lima. Claro, con gallos. Por ejemplo, Colombia mi amigo, el gerente de independencia, él, el moreno, él hace sus polladas, siempre los dieciocho de Setiembre, estos días. Pero él a su vez va a otras polladas, que vienen a su pollada, o sea reciprocidad. Entonces todo el segundo semestre del año están en polladas, y bueno es una forma de agenciarse por supuesto. En el fondo, bueno pero tú sabes hacen pues la venta de comida, la venta de licor, le queda sus ochocientos, mil soles, ya es algo. Sí, claro y ahí juegan treinta soles, entonces. Y resulta que estas famosas polladas tienen su asunto; una pollada, va la gente de esa zona de por ahí y va una vez y gana, treinta soles, cincuenta soles, como sea. En total, esos gallos, están jugando en polladas, después van a los coliseos grandes, ya van con cinco polladas ganadas. Bien corridos. Así es, los van fogueando, entonces cuando tú vas al coliseo y te encuentras con un cholito, así de aspecto misio, cinco pelas, cinco polladas, ya es un diablo pues, un diablo, ya sabe lo que es la escuela. En cambio tú vas con tú gallo que es de buena cría, bien preparado, todo, pero primera vez que entra. Se encuentra con un gallo cutrero, así es que ese el problema. Esa es otra de la variedad de los coliseos que han salido, pero por la necesidad, por la falta de empleo, se ayudan entre ellos, es una gran solidaridad, yo digo entre mí, como aquí en La Molina, no hay ninguna pollada, para hacer mi pollada. Tenorio. Eso es así, la última que hemos ido fue donde Peki. Peki hizo sus actividades en Manchay y le dije vengo, vengo con dos gallos por cumplir, porque es un gran amigo, es un buen ambiente, entonces tú te relajas, conversas. Gente muy correcta no, entonces uno puede ir así con gusto, porque sabes que no te van a insultar, que no te van a robar. En el coliseo, desahogas y te encuentras con gente que tiempo que no lo veías y te conversan, entonces es un gusto. Sí, cuando tú ves las peleas y peleas que son muy buenas. Dices que hermosa pelea, los dos gallos ganan. Espectáculo, también ves esos espectáculos de dos patos, de esos que son más malos. Ya pónganse de acuerdo, esos gallos para que sirven, entonces por ejemplo te cuento, el año pasado que fui con un gallo y jugué con Candela, con Jaime Vargas, le dije, mira, mis gallos son nuevos, solo te voy a jugar cincuenta, ya me dice, total vamos a la pelea, hay ochenta. No yo te estoy diciendo que es nuevo, vamos cincuenta no más, en todo caso sesenta, pero ya no más le digo. Total muy bien, el gallo de Candela, pateador, tirador, pan le tira un tiro a mi gallo y lo deja cojo, de entrada cojo. Pero no echaba pescuezo mi gallo, total tira y tira, el de Candela, como estaba en el suelo se sobraba, se sobraba pues, pero el mío de vez en cuando se levantaba y pac, a hacer clarito y medio que estaba cegatón; el mío tenía dos, dos clavadas y el de él tenía una. Y faltando quince segundos, diez segundos, el mío levanta la pata pam, seco el de Candela. Claro, Candela nunca me iba a ofrecer tablas, porque él estaba ganando, él estaba parado, el mío estaba echado. En realidad el juez podría sentenciar, sí él me decía tablas, yo decía tablas pues, total, como tú dices, un gallo está herido, cojo, levanta la pata y pam seco. Me dieron el trofeo pues, me dieron el trofeo, sí un trofeo. En Manchay, ahí en el escalón. Hizo la actividad Carlos Misiyauri. Entonces el muchacho que va conmigo, que viene los jueves y hace mantenimiento de jardín, vino con el trofeo. Porque eso lo dan al último. Yo vengo temprano para acá. Señor Reyes, yo lo he traído. Yo para qué quiero, va a morir, llévatelo a tu casa de recuerdo. Así que se lo llevó a su casa. Y ese gallo va a salir para el día veinticinco, que me voy a Santa Clara que hay concentración. Y mira los últimos años, siempre Santa Clara, en navidad juegan pavos, y siempre me saco pavos con mis gallitos responden y sacan su pavito y no de uno sino de dos, a veces saco hasta tres. Ricardo se lleva dos, yo para que quiero tanto, él tiene hijos, tiene familia, esa es la satisfacción, que no ganas pollón, pero ganas pavos. Claro y toda la semana comiendo pavo, pavo con piña, pavo con esto, sándwich de pavo, tú sabes que el pavo es un animal también sano, no es sangre roja. Sí pues, ese me ganó, el pavo de diciembre, en diez segundos, de entrada nomás. Estaban ganando los de Chaclacayo, estaban ganando todas, entonces entro a pelear como en la sexta pelea, ya habían cuatro, cinco ganadas. Favoritos los gallos de Chaclacayo. Todavía les digo, miren, que aquí va haber golpe en la polla ah, va ver. Intuía y sabes que, todo el mundo estaba a favor del otro, solamente uno que más o menos me conocía, apostó por éste. Y fue el único que ganó. Pam, seco. Diez segundos, diez segundos. Entonces pavo y caponera. Caponera por el menor tiempo y pavo porque estaba dentro de esto también. O sea doble puesto que me vine con mi pavo, la señora contenta, mi mujer está ahí. Le regalé, jejeje. Sí pues. Así que esas son las emociones, esas son las consecuencias, que se mantienen. Así es, mira y en el fondo, sabes qué esta relación que hay en los gallos, con colegas aficionados, es una afición de sentimientos nobles, puros y elevados. Por ejemplo cuando voy a Chaclacayo, me encuentro con el doctor Bartolomé Vásquez, que es un hombre mayor, que es un señor doctor, caballero, muy gente y de buen corazón. Es un hombre que da gusto escucharlo, porque es un hombre sabio, calmado y que uno le pregunta cuestiones de medicina y él te dice tal cosa, te explica. Yo siempre que voy le pregunto cuestiones de enfermedad, siempre conversando, entonces me dice, vivo en Chosica y estoy fregado me dice, porque vivo en una zona que está considerada patrimonio cultural que no puedo ni vender nada, jajaja. Está en la zona cuadrada de Chosica. Sí, por ahí. Así es que estoy fregado porque no puedo ni vender, que no sé cuantos y que por aquí, pero ahí tengo un montón de gallos me dice. Y me da gusto juntarme con él, conversar. Y conversar con Negrillo, conversar con Lisalme, todos muy correctos, son gente muy amable, así es que es otra la ventaja, quise encontrarme con gente idónea. Afín, que conversas de igual a igual, claro cuando va Ricardo, conversa, más cosas necropsias de Chancay, entonces siendo un hombre tan culto y tan preparado. Es que se supone que a estas altura de su edad, el debe tener sesenta y cinco años, yo soy mayor que él y es un abuelo. Ya no cría, está culeco, solamente él ha sido Presidente del Rotary, del Club de Leones. Alcalde de San Juan de Lurigancho, en el tiempo de Orrego. Fue Regidor en Tumbes, entonces fue Dirigente en la Facultad de Farmacia y Bioquímica, el primero estudió Medicina dos años, pero Sánchez el rector, clausuró medicina, por una huelga. Entonces él por no perder se pasó a bioquímica y farmacia, el conoce bastante de medicina y su hijo es médico, su hermano es médico, su sobrino es médico. Farmacéutico, tiene una importante farmacia ahí en Zárate, Chimú, pero la tiene alquilada a la BTL, le pagan creo mil quinientos dólares mensuales. Su renta, pero él es un hombre profesional, competente, empresario, pero solamente habla de cachimbeo nomás. Es que cuando los hombres llegan a esa edad, para demostrar su machura hablan de eso nomás. Sabes que tiene la particularidad, que se encuentra con un conjunto de viejos, que son de la misma calaña y solamente hablan de eso. Sería bueno grabarles todas las estupideces que dicen, jajaja, y sacarle un libro que sería un betseller, porque eso es lo más costeante, uno que está pues hasta el cien, viejo, con diabetes y algo más. Viene, ufff, cinco horas dicen. Cinco horas que, viendo televisión, jejeje. Esa gente Dios mío, de todas maneras da risa. Claro, mira la figura no fue así Carlos, la figura fue, cuando uno está en política y tiene una línea y unos principios, básicamente fue mi forma de servir, a la comunidad y sobre todo en la forma sincera y honesta. Porque muchos políticos se sirven de la situación, entonces nosotros quisimos servir a la comunidad, en base a lo que siempre trabajamos, con rectitud, con honor, con honradez, etc, etc. Pero, resulta que en política las cosas cambian, no salen. Te digo con franqueza, porque como yo era muy amigo del senador Alberto Negrón. Entonces Alberto Negrón era muy influyente en el gobierno, dijo vamos a poner un coliseo aquí en las hormigas, donde se ven las vacas, ahí vamos a poner un coliseo. Y yo le dije y Alberto se entusiasmó, porque él me quería como a un hijo, me decía hijo, entonces de alguna forma sí ha estado motivado para poner un espectáculo, ahí está al frente del Ministerio de Agricultura, su campo de esparcimiento, entonces un coliseo turístico, que no molesta a nada. Muy poco, el que tiene más relación es Ricardo. Él era muy amigo, creo que era cuñado, creo, cuñado de Negrón. Claro, la esposa de Negrón, era hermana de Tavera. Sí, en Tahuantinsuyo estamos hablando del año setenta y fracción, entonces para aquella época había un coliseo de los hermanos Díaz, que eran mozos del Hotel Bolívar, gente que ganaba mucha plata, por las propinas y jugaban mucha plata. Entonces, íbamos a jugar gallos ahí, para aquella época yo tenía gallos buenos, felizmente muy buenos y casi todos ganadores. Entonces íbamos y ganábamos siempre, y me buscaban los mejores gallos de la zona y también les ganábamos. Una afición en donde, a pesar que son gente, diremos así, que tomaban su licor, pero gente muy correcta, se emborrachaban, pero había un comportamiento muy respetuoso y este coliseo funciono un tiempo y nunca nos ganaron. Siempre llevaba mis mejores gallos, que no teníamos muchos, pero ganábamos. Cuando ese coliseo cerró, el Tahuantinsuyo de los hermanos Díaz, estaba Anselmo, estaba Gálvez, Chivo Gálvez, estaba el cuñado de Antonio Vera, cómo se llama, el tío de la Yosy, de la Jackeline Beltrán, el tío no sé cómo se llamaba. La esposa de él, la esposa de Antonio Vera es la hermana de este gallero, que no me acuerdo como se llama Ortega. Entonces, parece que de un buen tiempo, que tenía mucha fama, mucha plata y todo lo demás. Mucho dinero y buenos gallos. Entonces, ese coliseo parece que un poco el descuido, cuando deje de ir, un poco se maleó, porque hubo un escándalo, por la pelea de un pollón, apagaron las luces. Un poco que ya, ya se vino bajando el respeto y la seriedad. Y la gente comenzó a no ir. Entonces abrieron un coliseo más al frente, que estaba ahí en la autopista, El Naranjal. Bueno El Naranjal reemplazó al de los Díaz. También en El Naranjal, comencé yo a dar duro, porque los gallos que yo llevaba, los llevaba para allá. Eran fuertes y espuela, básicamente espuela. Yo jugué en El Naranjal, justo unos pocos días antes de irme a los Estados Unidos con mi familia. Jugué un gallo tres veces un domingo y las tres veces polloneó. Entonces, un fulano que estaba detrás del gallo, y sabía que me iba, me ofreció, que no se cuanto. Ochenta y seis, yo me fui en mayo del ochenta y seis. Así que total se lo vendí, me dejó una parte, a veces me citaba en tal sitio, entonces fui, me pagaba poquito y total nunca me pago todo. Como yo ya tenía que irme, ese gallo es cría de un gallo de la raza de Gerber Uculmana, el vive acá. Claro, vive por el banco de crédito. Sí Gerber se sacó una lotería de la Visa. Esta en estados unidos, en New Jersey, en Nueva York, sabes lo que pasa, cuando las personas van viejas y sin plata están fregados, están fregados. Si tú vas a Estados Unidos, viejo, con billete no hay problema. Es que es el país del capitalismo. Claro, entonces allá es bien difícil, porque si tú no tienes crédito, como te van a dar, tienes que tener algo. No te conocen. No sé, si Gerber se quede, o se regrese, más seguro es que se regrese, te lo digo porque soy viejo y también soy pobre. No se va a adaptar, porque acá aunque sea, tú conoces el coliseo, la calle, todo. Allá todo es carro. Solo, esa es la diferencia que tú acabas de decir perfectamente. Yo de esa cría de Gerber, este saqué cría con las gallinas que tenía de don Miguel Feijo. Pero don Miguel Feijo, se retiró dejándome las gallinas. Don Miguel Feijo fue mi cliente, fui su contador. Entonces me dijo don Antonio, yo me voy a retirar, porque tengo problemas con la familia, que no sé cuantos, entonces vamos para que se lleve usted las gallinas y dos padrillos. Así que así, entonces prácticamente, de esa raza, con un gallo de Gerber, con otro gallo de Rodríguez hice mi raza. En Cayaltí tenían gallos fuertes, pero movidos, mañosos. Entonces con los animales que eran rápidos de acá, rapidiiiitos, salieron gallos con punta y salieron movidos. Entonces eran para ganar, yo tenía un gallo famoso que le puse el Panameño, porque su madre fue descendiente de un gallo de Arias, del Presidente de Panamá, que vino acá a Alameda, ese era un cliente mío. Un amigo mío, que también fue cliente mío, Lorenzo Egúsquiza, le compró un gallo que también fue ganador y de ahí de ese quid, me dio una pollita. Sus gallos entonces, a todos nos dio de la cría del gallo de Arias; yo le saqué cría esa gallinita con el gallo de Cayaltí, que me sirvió el panameño, un gallo que se metía abajo, jugaba. Harto cacho. Lorenzo Egúsquiza, vendía cerveza en Tahuantinsuyo y alguien me lo recomendó para que fuera su contador. Entonces le llevaba su contabilidad y me dio una polla, la cría de Vicente Arias que vivía en la alameda y me salió bien ese gallito, después de todo, pegadito, un gallito cenizo, pesaba seis dos. Son animales que uno recuerda porque le dieron muchos triunfos, muchas satisfacciones. El Panameño tuvo dieciocho peleas, nunca perdió y las mejores peleas las hizo, ahí, en los Díaz, en Tahuantinsuyo. Pero ese gallo tiene su historia, mi primo tenía un coliseo en la Campiña, Wong. No, ese era Jaime Wong que trabajaba en Branif, en el aeropuerto. No era el Wong camanejo, provengo de los Wong camanejos. Un día fuimos a pelear ahí, ganó rápido, así es que lo metí así, sin lavarlo, con traba y todo al costal, y me olvidé. Y Montoya que era el juez, uno de bigote, lo encontró y lo guardó. Al día siguiente dice me he encontrado un gallo, de quién es, pero quiero que me diga las características del gallo. El gallo es ají seco y tiene una traba ya. Es suyo, aquí está. Ese gallo me dio las mayores satisfacciones, como son las cosas, ya probadas. Un gallo jugador, no es un gallo raceador. Yo le saqué cría, salieron nada más que regulares. Y ese gallo murió, con llagas en la boca, no lo pude curar. Tenía como cuatro mudas. Y en la cuarta también le comencé a sacar crías y sacaba regulares nomás, regulares nomás. Y tenía un gallo cenizo, que lo jugaba en Piñonate, donde está el parque de las aves,          que era de Céspedes, un coliseo antiguo, estaba del año setenta. Lo jugamos ahí, con Chumacero, con Fermín, el que vendía pescado. Y ese gallo dimos, venti tantas onzas a un rival de Fermín, que lo querían ganar. Y así se lo ganamos, era un gallo que metía cacho, que barbaridad. Tú sabes porque conocías los gallos determinados. No es como ahora, que ahora todo el mundo tiene gallos buenos, porque hay mucho cruce. Mucha gente tiene gallos que han venido a jugar el mundial, han comprado americanos, españoles. Entonces los tiempos han cambiado evidentemente, ahora es difícil porque ahora te encuentras fácilmente con cualquier gallo bueno. El arma es diferente. Ofensiva, antes se jugaba con cachos naturales, después vino la espina. Y también los tiempos han variado, porque antes se jugaban cuarenta minutos, ahora solamente se juegan diez minutos. Entonces ahora se requiere gallos rápidos. Porque también se busca el pollón, y si no ganan rápido, empatan. Todo evoluciona,     la vida de la persona evoluciona. Mira, el pollón tiene sus ventajas y también tiene sus desventajas. Las ventajas, es que si tú tienes gallos buenos, acertados, ganas aparte de tú caja, un premio que te da el pollón, cae bien. Qué a veces sale repartido y muy pocas veces sale interesante. Entonces eso sucede con el pollón. El pollón de alguna forma ha desnaturalizado el espectáculo. Porque la gente solamente, busca el pollón. Ya no salen gallos que ganen gallos para ganar. Antes habían calidad de gallos, gallos que perdiendo se abrochaban a morir, volteaban la pelea y ganaban con calidad. Ya no se ve ese tipo de gallos, hay muy poco, porque la gente busca máquinas nada más. Es timbero. De alguna forma se ha teatralizado el juego, el juego como afición, como recreación, ahora es punto de negocio. Cosa que mucha gente busca que caiga rápido, es acertado. Ya lo ve jugar y lo compra. Pero una cosa es que juegue y otra cosa que racée. Porque he demostrado en mi galpón, he tenido gallos extraordinarios jugando, pero a la hora de racear, tampoco; de regular para abajo no era tan bueno; ese gallo bueno vino de Chepén, lo trajo el señor Barrios, Fernando Barrios un buen amigo, lo trajo de la cría famosa que se llamaba Chepén. Un gallo muy hermoso, muy hermoso, precioso, que había ganado igual, quince, dieciséis peleas, pero gallos ganables y nunca votó un gallo bueno, regularcitos nomás, para que tú veas. Este era medio del otro equipo, bien conocido. Pero también picador de plata, le gustaba picar a todo el mundo. Mañoso, yo me acuerdo pues, inclusive vivía por El Agustino, vino para picar y felizmente yo quería servirlo; fíjate, yo no sabía que era picador. No lo conocía y felizmente por más que hice cosas, no conseguí, pero él vio que fui a pedir plata. No lo conocía, sino, mi señora estaba en estado esa época. Encima uno noble, por servirlo, que uno quiere como amigo. Por servirle a Pedrito, no me acuerdo, pero es bien conocido, bien conocido, solterón. Barrios me dijo, este es un sinvergüenza, anda picando a todo el mundo, que por aquí. No, yo no soy de Lima, soy provinciano, soy de Ica. Mi abuelo fue gallero pero navajero. Por mi abuelo, mi padre fue pues chino, tenía gallos chinos. Pero a mí en realidad, quién me metió a los gallos fue Herber Uculmana, fue mi amigo de siempre, entonces yo vivía allá en Paruro y como era contador, me compraba así, Herber me prestó un gallo, una gallina. Prácticamente, Herber me inició en la campaña de gallos, Herber. Y con eso ya, te hablo del año cincuenta y ocho, así, son las cosas, cuántos años, cuarenta y siete años. Íbamos con Alfonso Berrospi, Herber Uculmana, andábamos juntos. Claro, ahí iba Farfán, Portocarrero, iba Terry, toda esa gente era la mancha. Claro, Rodríguez también iba, si ahí jugábamos pues. Nicolás Rodríguez, también está diabético, pobrecito. También, Portocarrero, Navarro, claro. Seguramente, toda esa gente, ahí juntamos, ese era un grupo ya éramos conocido, también iba, Nájar. también estaba muchacho. Claro, por ahí, por el mismo sitio, he conocido por San Felipe, yo pasaba por San Felipe. Ahí, en la bajadita. No lo veo, yo estoy que me acuerdo de él, porque él cumple años el treinta de agosto, Santa Risita, entonces siempre lo recuerdo con cariño, porque que fue un buen amigo, él fue jokey, fue ahí en San Felipe fue jinete de caballos de carrera. Preparador, pero antes fue jokey y entonces yo era muy amigo de él, cuando estuve trabajando en Miraflores, con mi cliente Manolo, lo llevé a trabajar ahí, porque pusimos un negocito y no nos fue bien, entonces siempre tuve la oportunidad de darle la mano, porque lo considero buen amigo, pero las cosas no salieron como uno piensa, a veces los negocios no funcionan y se tiene que terminar. Entonces, el vive por allá, en Pro al lado de Infantas. Sus hijas se deben haber casado, son mayores. Una vive en España. Su hija, una de las menores está en Madre Dios, vendiendo combustible, gas creo. Y ahí para la señora, es Miriam creo. Eso es lo que me dijo, una vez lo encontré a Alfonso en los rieles y le conversé, ahí conversamos, un poco cohibido, parece que lo ha golpeado mucho. De ser malo, no es malo, es buen amigo. Un poco de repente irresponsable. Sí, pero tiene buenos sentimientos. Yo siempre lo recuerdo. Muchas veces se ha quedado en mi casa, porque aquí cuando trabajaba aquí venía él, porque vendíamos fruta o sea había una especie de súper mercado, ahí en Larco, un mercado chico y él vendía fruta. Bueno y no pegó, no caminó. Ya no es culpa nuestra, pero me gustaría verlo, para conversar, porque ya uno está viejo, en cualquier momento se va. El único amigo que frecuento siempre es Colombia, porque con él estudié en Pisco, el segundo año de primaria en el año cuarenta y cinco, o sea prácticamente sesenta años. Hender Soto se llama, pero más lo conocen por Colombia, porque vino un señor moreno, a jugar gallos de Colombia. Igualito y ya lo nombran así, siendo así como es él, es un señor, un caballero, muy correcto, muy honrado. Él está quince días en la casa, dejas plata, pollo, el no agarra. Por eso lo recomiendo así. Yo renté el coliseo de Piñonate. Sí, el de Francisco Pizarro la conducía Alfonso Chía, una vez me dijo, mira vamos a pagar a medias él alquiler, pero yo no voy nunca me dijo, a está bien le dije. Claro, cerca a Antonio Céspedes, él estaba en un recoveco por ahí. Sí, más o menos, cuando fue el terremoto del setenta, el terremoto de Ranrairca. Ya, era un, digamos un coliseo de barrio, no fue como el Gallo de oro, que fue un coliseo aristocrático no, entonces ahí jugábamos con Fermín, con Chumacero, con esa gente jugábamos, con Miranda, el preparador de Fermín, Miranda y así por el estilo, un grupo de gente, ahí íbamos con Barrios, íbamos ganamos. Yo ganaba en Piñonate, he ganado en Tahuantinsuyo, he ganado en Naranjal. Sí, norte. Entonces, después cuando me fui a Estados Unidos, esa raza estaba encaminada, se perdió. No más de dos años. Sí, venía antes; murió. Estaba muy escondidito me entiendes. No estaba en zona digamos, donde pudiera la gente fácilmente llegar a pié, llegar en micro. Creo que de la Plaza del Trabajo, unas tres cuadras para allá, es muy escondido. Rústico. Inclusive mi señora iba y vendía ahí té, café, pasteles Chía como tenía su pastelería, en Ingeniería, siempre me mandaba sus pasteles. Entonces esos pasteles mi señora los vendía, té y café, pero poca gente iba, por decir, veintitantos, no iba mucha gente. Al hermano lo conozco de vista, pero yo era contador de Alfonso, que murió joven. Esas cosas que uno sabe. Gente que aparentemente, está joven, le puede entrar un microbio y puede fallecer en cualquier momento. El infarto, prácticamente es propiedad del exceso de colesterol, muchas comidas, frituras. Las venas se obstruyen por las grasas, otra también es, mucha azúcar, tú comes mucha azúcar y también te viene, derrame cerebral, ataque al corazón. Por ejemplo si tú tienes la glucosa controlada, se supone que tu organismo está estándar. A regular, pero si tú vuelves a subir la glucosa, te viene el problema otra vez. Claro, entonces pero se supone que tiene que tener una dieta muy estricta, mira, la dieta, seguro que tú la has recibido de tú médico. El diabético tiene que tener cuatro cosas, número uno, si es diabético, es por gen, es decir ha venido de un padre, abuelo. Número dos, para combatir eso se requiere tener un régimen dietético establecido, carbohidratos controlados, fibra regular y proteínas regular, siempre para más que menos, esa es la fibra, pero tienes que caminar rigurosamente, rigurosamente lo haces una hora, camina. Porque el caminar te quema la glucosa, entonces, tomar tus medicinas. Si tú sigues ese patrón, puedes llevar muchos años de vida. Pero sí uno se descuida, porque uno siempre se descuida, ve un poste, tá un poquito más. Te distraes, te friegas, te sales de tu cause y entras a una situación de inestabilidad, yo en este momento, he bajado de peso, estoy estable porque estoy comiendo menos, por ejemplo yo tengo un régimen alimenticio recetado por la Maison Sante del Departamento de endocrinología, que me dio el doctor Bartolomé Vásquez, de Chosica, este dice, usted debe comer de carne esto, esto medido de papa, fideos, pan, arroz, papa medido abundante: espinaca, brócoli, pacchcoy, zapallito italiano, entiendes rabanito o sea esas cosas, verduras esas cosas no te dan calorías pero, te sirven otros nutrientes, vitaminas, fibra y proteínas por ejemplo proteínas es el pescado, proteínas es el pollo, proteínas es el pavo; no como carnes rojas ni chancho, por las toxinas, es dañino para el riñón, el riñón trabajo mucho, por eso, tampoco como pato, el pato es muy grasoso, entonces si tú sigues esa dieta y tienes una alimentación balanceada, entonces te puedes mantener mucho tiempo, treinta, cuarenta años, es bastante, llevo catorce años ya. Yo me cuido, pero de todas maneras a veces me salgo del camino comiendo un poco más, es que quiero subir de peso, si como más subo de peso. Pero, ahora he estado leyendo una nota médica que dice, el problema de los diabéticos en un ochenta por ciento es su sobrepeso, ese es mi caso, porque por ejemplo Jorge Flores de Santa Clara, hace pocos días me encontró y me dice, Antonio somos hermanos en la diabetes, hoy le digo, entonces le comencé a decir lo que tiene que hacer, pero me quedo con hambre, ha bueno entonces, la cerveza, no es buena para la diabetes, los fermentados, está loco, como tu vez hay que tener mucho cuidado en esta cuestión, porque es una enfermedad peligrosa que va caminando, muchos diabéticos mueren ciegos, muchos diabéticos mueren con las piernas amputadas entiendes, muchos diabéticos mueren con cáncer se mueren de cualquier cosa, menos de la diabetes. Órganos. Páncreas, por ejemplo muchos diabéticos le hacen diálisis ya el riñón no funciona y pobrecito ya es la última etapa, mira cuando vine aquí el día jueves con Ricardo, los evangélicos, todos los de Emmanuel que están aquí en la Javier Prado, frente a la vía expresa, están auspiciando un movimiento político, que se llama el Partido de Restauración Nacional, entonces como yo soy evangélico, pero no soy fanático, ni nada por el estilo, no sirvo a nada entonces, he estado todo este tiempo, porque deje Acción Popular, renuncié. No me he inscrito en ningún otro partido. Solo estoy con la gloria de Dios, meditada, filosofada. El cuidado de la salud, no es una preferencia, no es un privilegio. El cuidado de la salud es un derecho. Es un derecho que los malos gobernantes de este país, no lo toman con inteligencia. Que pasa mi querido Carlos, tú eres un contribuyente, que fuma cigarro pagas impuestos, tienes luz pagas impuestos, tienes agua pagas impuestos, tienes internet pagas impuestos, tomas tu cerveza pagas impuestos, tatata. Muy bien, qué pasa si una de estas personas contribuyentes que paga impuestos, se muere; deja de cobrar impuestos al Estado. Donde está la inteligencia, que viva la vaca lechera, para seguirle sacando la leche. Te mueres, deja de sacarle leche a la vaca. Te hago la comparación un poco burda, pero evidentemente es falta de alcance, porque ese día le pregunte a Ricardo. Por qué Ricardo los laboratorios farmacéuticos se han ido al Ecuador, a Colombia, a Chile, etc. Porque no están en el Perú, porque cuestan caro las medicinas. Entonces me dice, bueno mira Antonio, el problema es que aquí en el Perú, la legislación es tan estúpida, me dice, que le quieren poner una serie de trabas a los laboratorios. Entonces ellos, ni zonzos se han ido. Y de ahí venden para acá. Claro, pero entonces estos son grandes monopolios, son grandes monopolios, trafican con la salud de toda la humanidad. Eso hay que lucharlo. Entonces nosotros, fundemos en América Latina, la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio de Medicina Genérica. El gobierno se encargue de hacer una compañía. Sí pues, es que mira, sabes Carlos, es que las grandes potencias, siempre ponen condiciones. Pero hay que negociar, pero para negociar, se requiere tener patriotismo y valentía, primero está mi patria. Entonces mira, por ejemplo Cuba está desarrollando una industria farmacéutica y una medicina fabulosa, perfecto, hagamos trato con Cuba. Ahí está la cosa, porque el mundo tiende a un equilibrio ya no con Rusia, sino con China. China es la gran potencia industrial que está saliendo. Yo estuve en China en el año ochenta y cuatro y el Primer Vice-Ministro del Congreso. Nosotros estábamos equivocados, nos preparamos para la guerra y sin mucha espina, dentro de quince años. Claro, el criterio, vamos a ayudar al tercer mundo. Entonces China tiene otro espíritu. China no le debe a nadie. En China, India, Hong Kong. En Hong Kong hay una zona económica especial que se llama Zen Zen, yo estuve ahí. Hay capitales ingleses, americanos, holandeses, alemanes. La entrada, es como dicen, pero China un país, de donaciones. Un país con economía pujante. La figura es que hay que ponerle valentía. Por eso te digo, el mundo tiende a un equilibrio. Por ejemplo la Unión Europea son países fuertes, sobre todo con Alemania y Francia. La que está un poco así, es Inglaterra porque su moneda es más fuerte, entonces no quieren entonces, ellos entrar todavía. Tú crees que jugar con la Unión Europea, tienen que jugar con China y tienen que jugar con Estados Unidos. Oriente, sea, Malacia, Corea, Japón, sabes porque, ya el tiempo, los tiempos han cambiado y no es posible que el capitalismo siga y nuestras economías dependan de estos países, como es posible, que cueste tan cara la medicina, yo tomo una medicina cara, que es para mí neuropatía diabética, se llama Nuapantina. Una caja para diez días, para diez días ochenta y cuatro soles, diez días. Mucha plata. Así de simple. Volviendo a esto del Partido de Restauración Nacional, he ido a ofrecer mis servicios, diciendo no quiero nada, absolutamente nada. Claro, tengo experiencia que Dios me ha dado, quiero volcarla a través de ustedes, pero siempre en política mi querido Carlos, hay serias circunstancias, me supongo yo que están averiguando quién soy, de la iglesia, que esto. Pero yo les he dicho me recomiendo, porque Dios me ha mandado acá, así es que ustedes vean, bueno me han dado para sacar cinco planillones, bueno perfectamente yo entiendo que es el primer paso, pero mi idea como le dije, es; no ofrezco asesorarlos, apoyarlos a full tame, no directamente. Ni siquiera a part time, sino a a litle time, o sea poquito, porque estoy enfermo. Y no quiero ningún puesto, ninguna remuneración, ningún cargo, nada. Sabes que, en el Manifiesto que han hecho ellos, ha sido hecho por gente muy buena, pero sin conocimiento, infantil. Entonces no van a despertar, el que recibe el documento un sentimiento. No hay que despertarse, que lo sientan. Están cargados de una motivación. Tecnología y no sé cuántos. Pero mira, soy un convencido que este país que se llama Perú, no lo salva ningún hombre, este país solamente lo salva la mano poderosa de Dios y la bendición de Dios, como fue Corea del Sur. Corea del Sur era un aldea compara con Perú y Corea del Sur es una potencia industrial, en cambio Corea del Norte tiene más, pero no tiene comida. Te dejan en la calle, te dejan calato. Pero bueno, yo tengo esa concepción y sobre esa base quisiera por ejemplo para ser candidatos a Congresistas se requiere no hablar más de lo mismo, totalmente diferente, una posición mía por ejemplo. Señores, Jesucristo vino a éste mundo a dar y a no recibir, nosotros vamos al Congreso, a servir, pero no todos vamos a la Presidencia, solamente va al Congreso. Entonces la figura es que debemos dar el ejemplo de desprendimiento.


Diseño Web y Desarrollo Web: Traza